Síguenos:
Transformación Digital
27 de Enero de 2015

El “homo sociologicus” y la transformación digital

El “homo sociologicus” y la transformación digital

El “homo sociologicus” y la transformación digital

Escrito por , 27/01/2015

Desde hace tiempo decimos que estamos en crisis. Hemos encontrado una palabra corta y contundente con la que etiquetar nuestra incapacidad de reproducir lo que ya ha ocurrido antes: el cambio, la transformación, la adaptación.

Se trata realmente de un proceso de cambio de era. Y no me refiero a la tan manida “era de acuario” en la que estamos entrando y que estará con nosotros durante algo más de dos mil años; me refiero a un cambio social en la vida de las personas. Nos adentramos, muy rápidamente, en una “era social”, que deja atrás la “era industrial”. Un nuevo modelo de hacer, de relacionarnos, de crear valor y comunicarnos. Cambios vertiginosos que configuran una sociedad más compleja, en la que las mayorías autoritarias se equiparan con las minorías conectadas, donde triunfa el hedonismo, y la seducción derrota por K.O. a la fuerza (se anunciaba que el semanario satírico Charlie Hebdo iba a pasar de vender 60.000 a más de 5 millones de ejemplares tras la masacre perpetrada en sus oficinas de París).

Desde hace tiempo el “homo sociologicus” se relaciona con los organismos y las empresas de una forma altamente exigente, muestra una clara infidelidad, esquiva el compromiso con las compañías y trata de informarse constantemente y comparar sobre aquellos temas que le interesan.

Ante estos cambios manifiestos en el individuo, las empresas dicen estar en crisis. Y así seguirán hasta desaparecer, si no son capaces de reorientarse  ante el nuevo magnetismo reinante en las personas, sus clientes. Crisis en el sector bancario, en el sector sanitario, en la educación, en el sector industrial…

Los responsables de empresas y organizaciones públicas tratan de seguir el nuevo “paso” en la pista de baile. Un cambio que afectará a la definición de sus productos, a la organización de sus estructuras, la capacitación de sus empleados y su imagen. Una imagen relacionada con el diseño de sus productos, la de sus instalaciones e infraestructuras, la de sus empleados y –cómo no- la de sus puntos de venta.

Y en este movimiento en el que se busca seducir al “homo sociologicus” resulta vital conocer los ejes o las claves que definen el cambio. La total colaboración, la apertura y la transparencia y saber que este mundo se define por la absoluta interdependencia entre empresas, individuos, colectivos y –en general- cualquier manifestación social del individuo.

Siguiendo estas pautas, las empresas deberán presentarse de forma apasionada a las personas, quienes encontrarán un vínculo emocional que redundará en un incremento de la fidelidad tanto de empleados como de los clientes. Permitirá fusionar los intereses de forma común para que la relación entre empresa y cliente no se baseúnicamente- en la prestación e intercambio de valores.

Y es ahí, en el fortalecimiento de los tres ejes comentados (colaboración, transparencia e interdependencia) donde se ha de fundamentar la estrategia de transformación digital de las empresas.

Desde hace tiempo, Telefónica se define como una Telco digital. Y, uno de los objetivos propuestos en este proceso pasa por compartir con empresas de diferentes sectores las ideas, servicios y tecnologías que pueden ayudar en estos campos. En este sentido, se acaba de crear un nuevo espacio demostrativo en el Innovation Center de Telefónica en Madrid (algo así como un ágora tecnológica).

Y, ¿qué recoge esta propuesta?

  1. Muestra servicios y soluciones que pueden equilibrar el desajuste existente entre las empresas y las personas en materia de participación en canales sociales, viralización y cualquier forma de entrar en el ecosistema digital del ciudadano.
  2. Expone cómo un uso efectivo de la movilidad mejora la flexibilidad y productividad de los empleados, un objetivo conseguido mediante la conjunción de las soluciones en la nube y la banda ancha.
  3. La imagen es clave para cualquier tipo de empresa u organismo a la hora de relacionarse y ser interpretado por los clientes. Y estos espacios proponen un nuevo “punto de venta”. Un punto de venta que debe recoger la personalidad de la empresa y estimular las sensaciones, que divertirlo incluso. Una especie de parque de atracciones a disposición del visitante.

Es emocionante formar parte de este constante proceso de escucha y cambio, y el nuevo espacio  demostrativo del Innovation Center de Telefónica absorbe toda esta pasión y conocimiento.

Imagen: Dennis Skeley

Sobre el autor

Guillermo Bataller

Guillermo Bataller

Experto en transmitir la Innovación. Mi amor por la ciencia me llevó a estudiar Ingeniería de Telecomunicaciones. Actualmetne dedico mi tiempo y mi capacidad a comunicar y hacer llegar la tecnología y la innovación a las personas que lo desean desde el Corporate Innovation Center (CIC) de Telefónica, un foro en el que sentir cómo podemos transformar nuestros entornos cercanos en lugares más eficientes, más confortables... mejores.
Ver todos sus artículos »