Síguenos:
Redes
23 de Diciembre de 2016

La evolución de las redes WAN pasa por la tecnología SDN

La evolución de las redes WAN pasa por la tecnología SDN

La evolución de las redes WAN pasa por la tecnología SDN

Escrito por , 23/12/2016

Las tecnologías SDN (Software Defined Network), o redes definidas por software, y NFV (Network Function Virtualization), o funciones virtualizadas en red, están sentando los fundamentos de las redes del futuro.

Un entorno de red de área extensa (WAN) incluye sedes de distintos tamaños, diferentes tipologías de usuarios (empleados, clientes, proveedores…), el uso de diversos dispositivos y unos procesos, aplicaciones y servicios ligados al negocio, y todo ello está interrelacionado y en continua evolución. La WAN sustenta la interoperabilidad entre todos estos elementos pero en la actualidad adolece de ciertas limitaciones. Éstas están asociadas a una arquitectura estática, centrada principalmente en la velocidad y la simetría, pero que a la vez tiene que responder a la cobertura o a la dispersión geográfica. Limitaciones que están relacionadas también con el propio tamaño de la WAN, con su complejidad, con los altos costes de adaptación, etc.

Esto lleva a la necesidad de una denominada “WAN de negocio”, es decir, adaptada al core de las empresas (a sus procesos, aplicaciones, usuarios y a los diferentes entornos). Me refiero a una arquitectura dinámica que sea flexible, escalable y de “coste ligero”: una en la que hacer cualquier adaptación no suponga una tarea titánica, un “arco de iglesia”, como se dice comúnmente.

La solución está en incorporar tecnologías basadas en SDN en el ámbito de los servicios que constituyen la WAN de las compañías porque SDN aporta esa agilidad necesaria, la automatización, el tiempo real… en definitiva, funcionalidades avanzadas. Se trata de una arquitectura basada en estándares, que contribuye a la optimización de todos los modelos operativos.

Éstas son algunas funcionalidades del entorno WAN de cliente, que se irán incrementando a medida que esta tecnología vaya adquiriendo madurez y se consolide en el mercado:

1- Gestión de “políticas”, es decir, la posibilidad de configurar y gestionar desde un punto único la red, de forma rápida y dinámica, con abstracción de su parte física: calidad de servicio, priorización/limitación del tráfico, seguridad, bloqueos/accesos e introducción del concepto de temporalidad, de tiempo real o casi. Esto permite interoperar de forma dinámica (y en un momento dado de forma bidireccional) con los entornos SDN del data center, donde radican en muchos casos las aplicaciones asociadas al negocio.

2- “Red por aplicación”:  posibilidad de definir redes virtuales de forma independiente de la infraestructura física de la red WAN y, a la vez, aplicar políticas diferenciadas por cada red y gestionar cada una de ellas de forma independiente. Así, por ejemplo podríamos definir la red Wifi de invitados para todas nuestras sedes, dotarla de capacidades de seguridad, de bloqueos, o de accesibilidad a Internet en tiempo y horarios prefijados, o disponer de una red para proveedores con acceso solo a una aplicación en concreto y de lunes a viernes, y así para cualquier tipo de red/aplicación/tráfico.

3- Asignación dinámica de servicios: funcionalidad para incluir servicios dinámicamente en los flujos de tráfico, es decir, de redirigir, en un momento dado y por un tiempo determinado el tráfico a un elemento en la red o en un data center (NFV).

4- Dual uplink: el término se refiere a una gestión automática y dinámica de enlaces redundantes, incluso a la utilización activo-activo de ambos enlaces para que algunos servicios/flujos usen una conexión y el resto la otra alternativa, de forma totalmente “agnóstica” a las tecnologías de acceso y tipo de red utilizadas (TDM, Ethernet, xDSL, Fibra, FTTH, 3G/4G, MPLS, Internet …). Además, es posible aplicar las funcionalidades anteriormente comentadas relativas a la gestión de políticas, asignación dinámica de servicios, etc.

5- Cloud híbrida (TI+C real): posibilidad de extender capacidades TI a un data center de forma sencilla, transparente y dinámica. Incluye la posibilidad de que las propias aplicaciones TI puedan parametrizar aspectos específicos de la WAN o las comunicaciones a las que se las asocie (bloqueos, permisos, seguridad, priorización,…).

6- Despliegue exprés: posibilidad de aprovechar cualquier conectividad existente para constituir una sede WAN de forma inmediata, e incluso temporal, con todas las características y políticas que se quieran definir.

7- Autopetición/autogestión. Las arquitecturas basadas en tecnología SDN facilitan la construcción de modelos de autogestión por parte de los clientes que, a través de un portal web les permite solicitar o ejecutar la gestión de políticas, peticiones, cambios, visualización de monitorizaciones, o informes necesarios en la propia WAN.

8-Monitorización e informes: la arquitectura de control SDN se convierte en la fuente principal de información en tiempo real ligada a la configuración, a la topología de red, a estadísticas de tráfico, a equipos, para troubleshooting, etc., disponible a través de la propia arquitectura de un portal de cliente.

Por todas estas ventajas claras, Telefónica está evolucionando el concepto de servicios WAN hacia esa WAN de negocio en la que incorpora tecnologías basadas en SDN y NFV. De esta forma, permite al cliente evolucionar sus servicios con las funcionalidades derivadas de la arquitectura SDN, sin necesidad de una inversión inicial en equipamiento, licencias, personal cualificado, espacio en data center, etc. Lo acompaña en todo momento en la evolución de su red, lo que disminuye la curva de adaptación. Esa evolución de la WAN puede ser, además, parcial o total, y progresiva, según el grado de “migración” deseado por el cliente. Telefónica, como socio tecnológico, garantiza en todo momento la interoperabilidad transparente de los entornos (sedes) “no SDN” y “SDN” de la misma WAN y se encarga de la interacción con la red (Underlay). Asegura, así mismo, una gestión extremo a extremo de  los servicios que incorporan las funcionalidades añadidas derivadas de la arquitectura SDN.

Imagen: geralt

Sobre el autor

Manuel Capillas Diosdado

Manuel Capillas Diosdado

Ingeniero Superior de Telecomunicación y Executive MBA, con más de 24 años de experiencia en el sector TIC. Actualmente soy responsable en Telefónica de proyectos transversales orientados a las redes corporativas que incluyen WAN, LAN, Internet, CDN, y servicios de gestión. Me apasiona la naturaleza y hacer excursiones a la alta montaña, la natación, que practico a diario y la gastronomía.
Ver todos sus artículos »