Síguenos:
Innovación
7 de Septiembre de 2016

Los vigilantes de La Mancha: a 1.070 metros sobre el nivel del mar

Los vigilantes de La Mancha: a 1.070 metros sobre el nivel del mar

Los vigilantes de La Mancha: a 1.070 metros sobre el nivel del mar

Escrito por , 7/09/2016

Seguro que si hablamos de “los vigilantes de La Mancha” a más de uno, y más en estas fechas, lo que le vendrá a la cabeza será la famosa serie en la que David Hasselholff y Pamela Anderson, entre otros, se pasaban los capítulos luciendo palmito y salvando a la gente de morir ahogada. Pues bien, los vigilantes de La Mancha no se dedican a velar por los bañistas, como sus homónimos de la playa. En realidad podríamos decir que son precursores de una de esas nuevas profesiones, y su particular caseta de socorrista está a 1.070 metros sobre el nivel del mar: son tres cúpulas blancas que se han instalado en la provincia de Ciudad Real, por ser un lugar propicio para la observación astronómica, gracias a la ausencia de contaminación lumínica y a la gran cantidad de noches con cielos despejados.

Somos conscientes de que en la actualidad en el espacio hay una gran diversidad de satélites destinados a la observación de la Tierra, la meteorología, las telecomunicaciones o los sistemas de posicionamiento. Pero también hay basura, mucha basura…. Fragmentos de satélites, cohetes y otras piezas de vehículos ya en desuso e incluso algún peluche descarriado vagan por el espacio.

El enclave de La Mancha es precisamente un observatorio de basura espacial -aunque no es el único en España- y su misión consiste en detectar y hacer el seguimiento de toda esta inmundicia.

Según la NASA es mucha y el principal riesgo es que choquen con otros aparatos en funcionamiento o con la Estación Espacial Internacional (ISS).

Europa también quiere contar con su propio y exhaustivo catálogo de basura espacial pues es importante desde el punto de vista estratégico y los operadores quieren saber la posición para poder maniobrar sus satélites.

De momento enviar naves para retirar los fragmentos más peligrosos resultaría muy caro y complejo, así que se establecen normas más estrictas para los lanzamientos y el control de su trayectoria para impedir choques. Aunque un experto vaticina: “Estoy convencido de que en el futuro existirá la figura del chatarrero espacial, para poder recuperar los valiosos materiales con los que están fabricados los satélites y las naves”.

Otra actividad que aún no existe, pero podría no tardar en llegar es la minería de asteroides, ya que hay ambiciosas e imaginativas ideas para la exploración y utilización de los recursos del espacio. Por eso Luxemburgo trabaja en el establecimiento de un marco jurídico y regulatorio apropiado, que podría estar listo el año que viene.

El Congreso de Estados Unidos, por su parte, ya aprobó una normativa que permitía la minería en los objetos espaciales a pesar de los tratados internacionales que podrían impedirlo.

Y ¡ojo a esto!: fue precisamente la venta de un asteroide virtual en 2010 por 635.000 dólares que los jugadores visitaban para hacer acopio de materias primas lo que catapultó a Jon “Neverdie” al Libro Guinness y ahora, haciendo gala de millonario excéntrico, quiere convertirse en el primer presidente de la historia de la realidad virtual.

El ruso Yuri Milner ha anunciado un plan para enviar naves diminutas hasta Alpha Centauri y Elon Musk trabaja para viajar a Marte con SpaceX.

Por eso, aunque ya haya pasado la lluvia de estrellas del verano, permanezcamos atentos al cielo…

Imagen: Instituto Cervantes de Tokio

Sobre el autor

Mercedes Núñez

Mercedes Núñez

Licenciada en Periodismo y Máster por la Universidad Complutense de Madrid. Responsable del blog A un clic de las TIC, en el que escribo habitualmente; colaboro también en Con tu negocio y Think Big. Mi especialización en periodismo tecnológico empezó en ABC Informática - el primer semanario español TIC. Llevo quince años en Telefónica haciendo comunicación corporativa (relación con los medios, web, revista PULSO -impresa, digital y para tablet-, redes sociales...). Con anterioridad trabajé en distintos medios de comunicación (prensa, radio y televisión). Mi mayor afición es la equitación
Ver todos sus artículos »