Síguenos:
eHealth
16 de Junio de 2017

Ocho tendencias emergentes en el sector salud

Ocho tendencias emergentes en el sector salud

Ocho tendencias emergentes en el sector salud

Escrito por , 16/06/2017

En nuestro último eBook “eSalud: las oportunidades del nuevo modelo” veíamos cómo la transformación digital que ya ha impactado de lleno en algunos sectores aún no se ha producido en sanidad, quizá por el cambio cultural que requiere y por la dificultad para involucrar y coordinar a los diferentes agentes implicados.

Pero no hay excusa para no avanzar y la modernización de la sanidad empieza a ser ya un tema urgente por las grandes repercusiones económicas, políticas y sociales que conlleva. El sistema necesita reducir y optimizar costes mientras además avanzamos hacia una sociedad cada vez más envejecida, con un 10,8 por ciento de mayores de 65 años en 2019 y, por otro lado, la meta es avanzar hacia un sistema centrado en la persona y con un continuo seguimiento de los pacientes que haga hincapié en medidas preventivas.

En el informe “El futuro de la Sanidad” realizado por Coolhunting Consulting para ICEMD (Instituto de la Economía Digital del ESIC) se identifican las principales tendencias emergentes que están definiendo el futuro de la sanidad. De algunas ya venimos hablando en el blog, pero la buena noticia es que empiezan a tomar forma con propuestas concretas:

  • Empoderamiento del paciente: no es nada nuevo que el paciente cobra cada vez mayor protagonismo y está tomando el control de su salud: en términos de información y responsabilidad y también como consumidor exigente que, en caso de enfermedad busca el mejor proveedor en calidad y precio. Demanda que los servicios se ofrezcan de forma cómoda on demand  y personalizada, lo que desemboca en un modelo competitivo de health as a service, también extrapolable al sector farmacéutico. Este empoderamiento define el nuevo perfil de paciente que tiene unas necesidades concretas de:
    • Autoconocimiento, actualmente existen interesantes propuestas como 23andMe o Color Genomics que ofrecen información del perfil genético y enfermedades probables.
    • Autodiagnóstico: en EE.UU. algunas cadenas de supermercados como Walmart están incorporando una sección médica. Se trata de acercar e integrar la salud al canal en el que está el usuario, el paciente. También empresas del sector tecnológico como Nokia y Microsoft están invirtiendo en sanidad.
    • Doctor a la carta (on demand doctor): la asistencia sanitaria se adapta al usuario: donde y cuando le viene bien y con total transparencia. Éste es el objetivo de propuestas como Akira con su app “a doctor in your pocket”  (“Un médico en tu bolsillo”). También existen app para la gestión de recetas y reparto de medicinas (Capsite, Zipdrug, Robin heath..).
    • Salud como servicio (health as a service): es una tendencia al alza para aquellos pacientes que no quieren pagar un seguro, pero que en un momento determinado necesitan hacerse una prueba médica o consultar a un profesional determinado. A través de Iggbo o Circle medical se puede acceder a profesionales independientes que ofrecen este servicio
    • Vinculación a lo saludable (health engagement): en su versión de “gamificación” aplicada a la salud para generar hábitos de vida saludables.
  • MHealth, big data e inteligencia artificial: estas tres tecnologías abren un mundo de posibilidades para generar plataformas médicas más prácticas y tratamientos más eficaces y eficientes. CareKit de Apple es un buen ejemplo de software de código abierto para el desarrollo de app médicas que ha permitido utilizar los datos recabados para descubrir patrones de comportamiento y tratamientos más precisos. En el ámbito de la inteligencia artificial ya se están utilizando chatbot, como medWhat, para resolver dudas médicas.
  • Wearables 2.0: este mercado, contra todo pronóstico, sigue creciendo, según datos de la consultora IDC, en 2016 se vendieron 102 millones de unidades en todo el mundo, un 25 por ciento más que en 2015 y se espera que las ventas crezcan hasta llegar a los 34.000 millones de dólares en los próximos tres años. Podemos encontrarlos relacionados con el mundo de la moda y en el tratamiento de crónicos, o también como herramientas hospitalarias, es el caso de Mysphera para la identificación, trazabilidad y localización de pacientes y equipamiento en hospitales.
  • Dispositivos implantables: la miniaturización de loschips, el desarrollo de nuevos sensores y los nuevos sistemas de comunicación inalámbricos están dando paso a una nueva era post-wearable o de “implantables”, como adelantaba hace un tiempo en A un clic de las TIC un compañero. Propuestas como PillCam y Proteus permiten hacer pruebas de diagnóstico por imagen como la colonoscopia y endoscopia, lo que se traduce en una reducción de costes y  mejora de atención al paciente. Origami robot e intestinal pills son también otras interesantes propuestas en la línea de los “ingestibles”. De forma paralela, se afianza una ola de transhumanismo, que entiende el cuerpo como una máquina que puede ser mejorada o aumentada digitalmente.
  • Conciencia colaborativa (community support): en este nuevo sistema centrado en el paciente cobran protagonismo las asociaciones de pacientes sobre todo asociadas a enfermedades crónicas, de larga duración, enfermedades raras o tratamientos traumáticos, éstos se apoyan unos a otros en la comunidad online, aparece la figura del paciente experto. Figure 1, Crowdmed y Chrohnology son algunas de estas comuniadades.
  • Y, para muchos, el futuro está en la robótica: en el proyecto Romeo de Aldebaran Robotics investigan sobre la asistencia a personas mayores y aquéllas que están perdiendo su autonomía y, en el caso de  Pepper ya se ha incorporado a varios hospitales belgas.
  • Personalización: los pacientes quieren ser tratados como individuos únicos, el servicio debe amoldarse al enfermo que adquiere un papel protagonista. En este campo, destaca la impresión 3D como la tecnología que más personalización está generando.
  • Y por último y ligado al mindfulness o bienestar completo (físico y mental) están surgiendo servicios que no solo monitorizan la salud, sino que también buscar promover la armonía psicológica del usuario, sacar su mejor yo.

Una vez identificadas todas estas palancas de mejora lo realmente importante es que toda la industria de la eSalud apueste por ellas y por la transformación digital del sistema. No somos ingenuos y sabemos que llevará su tiempo pero debería existir un acuerdo por acelerar el ritmo  por la cuenta que nos trae.

Imagen: everything possible/shutterstock

Sobre el autor

Carmen Ruano Sánchez

Carmen Ruano Sánchez

La mayor parte de mi trayectoria profesional la he desarrollado en el campo de la comunicación. Actualmente dedicada a la comunicación 2.0, todo un reto lleno de enormes oportunidades de relación y colaboración.
Ver todos sus artículos »