Síguenos:
Redes
1 de Junio de 2016

Redes móviles privadas para entornos corporativos: ventajas y retos

Redes móviles privadas para entornos corporativos: ventajas y retos

Redes móviles privadas para entornos corporativos: ventajas y retos

Escrito por , 1/06/2016

Redes móviles privadas para entornos corporativos: ¿qué gran empresa no ha fantaseado en algún momento con disponer de ellas? La privacidad de sus comunicaciones asegurada, disponibilidad con independencia del operador y posibilidad de disfrutar de servicios exclusivos y adaptados a sus necesidades que no existen en el mercado.

Estas nuevas redes permitirán dar respuesta a nuevos escenarios. Proporcionarán, por ejemplo, cobertura de voz y datos móviles en entornos aislados como minas o plataformas petrolíferas, permitirán vigilar con videocámaras el perímetro de una instalación sin tener que cablear, coordinar y manejar cadenas de producción industriales vía M2M o incorporar el vídeo en alta definición a las soluciones de comunicación de una compañía.

Hoy esta vieja aspiración es posible gracias a dos factores principales:

1- El primero de ellos es que las redes 4G permiten aplanar la arquitectura de red hasta el punto de que, a grandes rasgos, son necesarios dos elementos para disponer de una red móvil basada en LTE:

  • Estaciones base de la tecnología 4G que proporcionan la cobertura móvil y permiten que los usuarios accedan a los servicios, constituyendo la red de acceso: Evolved NodeB (eNodeB)
  • Núcleo de la red 4G que incluye todos los elementos necesarios para el registro de usuarios, asignación de permisos y perfiles de uso, definición de los servicios de voz y datos, interconexión con redes externas…: Evolved Packet Core (EPC)

2- El segundo factor que hace que puedan ser realidad es que los fabricantes de redes LTE han logrado virtualizar los distintos elementos que componen un EPC completo que permite llevar todos los tipos de tráfico (HSS, MME, PGW, SGW, PCRF) e introducirlos en un solo servidor.

La conjunción de ambos aspectos permite disponer de arquitecturas ajustadas en coste que posibilitan proveer soluciones de red móvil privada a entornos corporativos con tan sólo miles de usuarios.

Las ventajas de este tipo de servicios frente a una red móvil pública son:

  1. La seguridad. Al tratarse de una red completamente privada y diseñada para el cliente, los datos y la voz no salen en ningún momento a la red pública y permanecen en el entorno  de la empresa. El acceso a esta red está totalmente controlado por el cliente, que tendrá la potestad de autorizar el acceso únicamente a los usuarios que deban disponer del mismo y denegárselo al resto de usuarios móviles que se encuentren en la zona de cobertura privada. A efectos del tráfico de voz el concepto sería análogo a disponer de una centralita en domicilio del cliente, y en el campo de los datos la analogía sería disponer de una red WiFi propia. Esta característica puede ser muy importante en entornos que manejan información sensible como cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, entornos bancarios u hospitalarios, etc.
  2.  Autonomía en las comunicaciones. Al no depender de infraestructura del operador, los servicios corporativos pueden seguir en funcionamiento aún en caso de indisponibilidad de los accesos y comunicaciones con el mundo exterior. Asimismo, la continuidad de los servicios no se ve afectada por las tareas de mantenimiento o de actualización de la red del operador, lo que proporciona un total control a la empresa sobre cuándo acometer dichas actuaciones. Este punto es muy importante para empresas cuya actividad no puede depender de esta casuística como cadenas de montaje o distribución.
  3. Además, estas soluciones permiten escenarios de redundancia personalizados y arquitecturas escalables que se adaptan a la tipología de sedes del cliente.
  4. Una de las principales ventajas de disponer de una red LTE de empresa es la capacidad de contar con servicios ad hoc, que no están disponibles en la red pública del operador o parametrizaciones de la red móvil que permitan disponer de servicios diferenciados y personalizados. Por ejemplo, se podría disponer de servicios de voz basados en VoLTE, servicios de broadcasting antes de que los operadores lo ofrezcan comercialmente o construir servicios exclusivos como intranet LTE, priorización de procesos industriales críticos, IoT, servicios de trunking de voz sobre LTE, transmisión de vídeo HD para videovigilancia, voz de alta calidad y todo ello con garantía de la calidad de servicio (priorización y garantía de ancho de banda) en el acceso móvil y disponibilidad de informes y medidas de calidad en tiempo real de la propia red.

Sin embargo, estas soluciones suponen un gran reto para el proveedor de servicios, ya que debe superar una serie de condiciones para que el servicio resulte realmente útil para las empresas.

El primer reto tiene que ver con el espectro radioeléctrico que se utiliza en el despliegue de la red móvil privada. Para garantizar la seguridad y disponibilidad de la solución es imprescindible que dicho espectro esté licenciado y regulado, para evitar así las posibles interferencias y, por consiguiente, la degradación del servicio que ocurre con redes en espectro no regulado como WiFi.

Además, si los clientes quieren desplegar equipamiento móvil de consumo (ordenadores, móviles, tabletas), el espectro tiene que enmarcarse en las bandas LTE de uso común que los operadores utilizan para el despliegue de red móvil pública, lo que supone todo un desafío.

Otro punto importante es la continuidad de los servicios de voz y datos. Es necesario que los usuarios puedan utilizar el mismo dispositivo tanto si se encuentran bajo la cobertura de red privada como pública y que el acceso a los servicios ofertados sea totalmente transparente.

Los proveedores de estas soluciones deben conseguir que los usuarios dispongan de la misma numeración en ambas redes y que sean accesibles independientemente de donde se encuentren, para poder recibir y realizar llamadas desde y a cualquier destino.

En definitiva, las redes privadas móviles LTE proporcionan a las empresas una auténtica red multiservicio que permite, sobre una red única, disponer de servicios de voz y datos con calidad de servicio parametrizable según sus necesidades y adaptada a sus procesos de negocio.

Y esto sólo es el principio, ya que estas redes, basadas en estándares internacionales, están en continua evolución, y constituyen uno de los pilares del futuro mundo conectado, por lo que seguro que a medio plazo permitirán disponer de nuevas funcionalidades que aún no somos capaces de vislumbrar siquiera y que abrirán un amplio número de oportunidades de mejora de eficiencias y ahorro de costes a las empresas.

Imagen: josef.stuefer

 

 

Sobre el autor

Ángel Álamo Reyo

Ángel Álamo Reyo

Ingeniero Superior de Telecomunicación y Master en Dirección de Sistemas de Información y Comunicaciones por la Universidad Politécnica de Madrid. Actualmente desarrollo mi actividad en el departamento de ingeniería preventa de Telefónica España como especialista de soluciones de comunicaciones unificadas y colaboración. Cuento con una gran orientación al cliente y amplia visión del mundo de la movilidad, que incluye las redes móviles, arquitecturas y servicios que permiten la movilización de los procesos de negocio. Apasionado de la bicicleta de montaña. Me encanta conocer nuevos países y culturas.
Ver todos sus artículos »