Síguenos:
Redes
7 de Diciembre de 2016

Voz sobre LTE, una inversión necesaria para la experiencia de empleado digital

Voz sobre LTE, una inversión necesaria para la experiencia de empleado digital

Voz sobre LTE, una inversión necesaria para la experiencia de empleado digital

Escrito por , 7/12/2016

La telefonía IP está presente cada vez en más empresas, impulsada por el movimiento de las comunicaciones a la nube. Este camino se inició en la telefonía fija hace algo más de veinte años y en los dos últimos ha empezado a llegar también a la telefonía móvil, a medida que los operadores han ido desplegando redes de telefonía de cuarta generación (4G). Son redes all-IP que utilizan el protocolo de Internet (IP) para cualquier tipo de tráfico de datos de extremo a extremo con una buena calidad de servicio y que permiten altas velocidades de transmisión, lo que posibilita aplicaciones y servicios avanzados.

LTE es el estándar europeo de telefonía móvil creado por el 3GPP que deben cumplir las redes de telefonía móvil para ser consideradas 4G. Por lo tanto, cuando hablamos de una red LTE hablamos de una red all-IP, que tiene la capacidad de llevar todos los tipos de tráfico: voz, vídeo y datos.

VoLTE es la tecnología que permite prestar un servicio de voz con calidad sobre la red de datos móvil LTE siguiendo los estándares, lo cual es garantía de interoperabilidad. Hasta el momento, el esfuerzo principal de los operadores al desplegar redes LTE se ha centrado en los datos. Pero ¿por qué este retraso en ofrecer el servicio de voz también en las redes LTE? En el ámbito de los datos, la mayor movilización de las aplicaciones y el desarrollo de nuevos servicios, cada vez más exigentes con la conectividad, precisaba un esfuerzo por las operadoras en aras de una mejor experiencia de usuario. Sin embargo, en el ámbito de la voz, la mayoría de los usuarios está conforme con el servicio actual que se ofrece sobre las redes de circuitos, por lo que no parece existir una urgencia en acometer las inversiones de red que se precisan.

Lo que ocurre es que la disponibilidad de VoLTE no solo supone ofrecer VoIP en la red móvil, sino también llevar todas las comunicaciones al mundo IP, lo cual permite a los operadores ofrecer una nueva propuesta de valor basada en comunicaciones unificadas, que integra de forma natural otros medios y accesos, a la vez que les permite poner en valor sus fortalezas frente a los over the tops (OTT).

A continuación veremos seis ventajas que aporta a las empresas:

  1. Calidad de servicio. Las comunicaciones pueden ser críticas para algunos procesos de negocio y, al movilizarlos, es necesario hacer extensiva al ámbito móvil la misma calidad de servicio de la que disponen en el fijo. El operador, al controlar la solución extremo a extremo, es el único capaz de garantizar una calidad de servicio, frente a OTT que solo pueden ofrecer un best effort.
  2. Voz de alta calidad (HD). VoLTE ofrece una calidad de voz superior, con sonido más claro y menor ruido de fondo que la que ofrecen las redes 2G/3G. Esta mejora puede ser apreciada por determinadas empresas en las que la calidad de las comunicaciones es esencial, como en los medios de comunicación o en las que se trabaja en entornos ruidosos, como en el sector de la industria y construcción.
  3. Vídeo 4G. La disponibilidad de VoLTE conlleva también la disponibilidad de ViLTE (Vídeo sobre LTE), también conocido como Vídeo 4G. ViLTE permite ofrecer videollamadas con calidad de servicio en las redes móviles, lo cual hace  que el vídeo en tiempo real empiece a ser posible desde un terminal móvil, con opciones como conectarse a una sesión Webex, o recibir soporte remoto por video desde un terminal móvil con calidad de servicio.
  4. WiFi calling. También referenciado como VoWiFi (voz sobre WiFi), es una tecnología complementaria a VoLTE que permite que las llamadas móviles se cursen a través de una conexión de banda ancha fija. Si bien es cierto que se puede disponer de WiFi calling sin VoLTE, esto mejora la experiencia de usuario, ya que se extiende la continuidad de las comunicaciones de forma transparente al usuario desde las redes móviles (2G/3G/LTE) a los puntos de acceso WiFi. Por lo tanto, WiFi calling permite hacer llamadas desde cualquier lugar donde haya una conexión WiFi, aunque no exista cobertura de la red móvil. Esto puede resultar útil en zonas rurales, en sótanos o en el interior de edificios con paredes gruesas.
  5. Voz y datos simultáneos. Las empresas consideran para determinados perfiles de empleados la movilización de sus puestos de trabajo (digital workplace) y la simplificación tanto de las comunicaciones como del equipamiento. En este escenario es crucial la disponibilidad de VoLTE para que la experiencia del empleado sea la misma de la que disponía con anterioridad a la movilización, cuando contaba con un teléfono fijo para las llamadas de voz y un PC fijo conectado a la red de área local de la oficina. En caso de no disponer de VoLTE, al movilizar su puesto de trabajo y hacer una llamada de voz, se tendría que cursar por la red de conmutación de circuitos y el terminal móvil se conectaría a una red 2G/3G de forma que el ancho de banda para los servicios de datos se reduciría drásticamente e incluso podría haber problemas con hacerla simultáneamente, y el empleado no podría realizar su trabajo de forma análoga a como lo hacía antes. La disponibilidad de VoLTE permite que las llamadas de voz y el uso de cualquier otro servicio de datos se puedan realizar de forma simultánea sobre la red LTE desde el mismo dispositivo.
  6. Solución convergente de comunicaciones. El mercado tiende a un entorno de trabajo único y convergente, independiente del acceso y del terminal utilizado por el usuario. El empleado debe disfrutar de las mismas funcionalidades y, según su perfil y necesidades, dispondrá de un terminal fijo y/o móvil con más o menos prestaciones. Si analizamos el mercado actual, nos encontramos con soluciones de comunicaciones unificadas y colaboración para empresas de distintos fabricantes que, si bien en sus principios daban solamente servicio a puestos de trabajo fijos, han evolucionado y ahora incluyen una aplicación para móviles. Pero la experiencia de empleado no es la misma si utiliza un terminal móvil o fijo. Es normal que los operadores ofrezcan una solución de comunicaciones de telefonía fija IP desde la nube, basada en las que proporciona un determinado fabricante, y una solución de comunicaciones de telefonía móvil en el ámbito de la conmutación de circuitos, basada en soluciones de red inteligente. La disponibilidad de VoLTE facilita que las líneas móviles se puedan integrar en la actual solución de comunicaciones de telefonía fija IP y se convierta en una solución convergente en la que las funcionalidades que se ofrezcan a los terminales fijos y móviles sí sean las mismas.

En resumen, VoLTE permite que la misma evolución que se ha producido en la telefonía fija hacia un mundo IP se produzca en la telefonía móvil, lo cual facilitará la creación de soluciones de comunicaciones realmente convergentes que permitirán que el empleado disfrute de las mismas funcionalidades, independientemente del dispositivo de acceso.

Imagen: suniltiwari/shutterstock

Sobre el autor

José Javier Gil García

José Javier Gil García

Ingeniero superior industrial por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Zaragoza. Siempre he trabajado en el mundo de las telecomunicaciones, en diferentes áreas. Empecé en Amper Datos, primero como ingeniero de producción y luego al frente del departamento de instalaciones, hasta mi incorporación a Telefónica, donde he estado en diferentes departamentos y empresas del grupo. Actualmente desempeño mi labor en la dirección de Marketing Empresas de Telefónica España con servicios de comunicaciones unificadas y colaboración. Entre mis aficiones, la enología, el buceo y viajar.
Ver todos sus artículos »