Síguenos:
Economía Digital
10 de noviembre de 2017

Alibaba, ¿bandido o el imperio del eCommerce en China?

Alibaba, ¿bandido o el imperio del eCommerce en China?

Alibaba, ¿bandido o el imperio del eCommerce en China?

Escrito por , 10/11/2017

Mañana sábado 11 de noviembre se celebra el Singles’ day, una festividad dedicada al consumo que el gigante chino del comercio electrónico Alibaba instauró en 2009 y con la que cada año bate cifras de ventas.

Estos días ha sido noticia también porque una de sus filiales, AliExpress, ha abierto una tienda efímera en el madrileño barrio de Malasañana para presentar una plataforma de comercio electrónico para marcas de moda españolas.

La historia siempre reserva un sitio destacado para aquellas personas que consiguen convertir una idea, a priori, sencilla, en algo revolucionario. Y esto ha ocurrido con el modo de concebir la venta al por menor online en China por parte de Alibaba. Ha conseguido extenderse con celeridad por todo el país, Asia y desembarcar en los mercados online de Occidente. En España, hasta hace apenas unos años, cuando se hablaba de Alibaba en los medios económicos, la mayoría, como primera referencia espontánea, pensaba en el personaje de ficción del cuento de aventuras “Alí Babá y los cuarenta ladrones”.

Sin embargo, el Grupo Alibaba es un conglomerado chino que está influyendo en cómo se entienden hoy las compras online en todo el mundo. Al frente, Jack Ma, un gran estratega empresarial. Antiguo profesor de inglés, de espíritu emprendedor y dispuesto a afrontar retos y no dejarse vencer por las dificultades.

El gran consorcio fundado por Jack Ma, que ha hecho del eCommerce la base de todo el negocio, lo ha convertido en el chino más rico del país tras lanzar la oferta pública de venta en 2014 en la Bolsa de Nueva York (la mayor OPV de la historia), en la que se recaudaron unos 25.000 millones de dólares, motivo por el cual Forbes le dedicó su portada.

El lema de Alibaba es “Global trade starts here“, es decir, “el comercio global comienza aquí”. Con este planteamiento se creó el sitio web Alibaba.com en 1999 como un portal B2B (business to business) que permitía a los fabricantes chinos ponerse en contacto con compradores extranjeros. Desde entonces, su filosofía de “hacer sencillo hacer negocios en cualquier parte” ha permitido que el imperio del señor Ma esté presente en cualquier negocio de compra o pago online.

Según Boston Consulting Group, la “economía de Alibaba”, que hoy genera 31 millones de puestos de trabajo, podría representar unos 122 millones de los 415 millones de trabajos disponibles en la economía digital de China en 2035, el 29,4 por ciento del total. Si Alibaba fuera una economía, por PIB se situaría en el puesto 21, entre Arabia Saudí y Argentina y con previsiones en ascenso.

Esto es posible gracias a que el imperio Alibaba crece tan deprisa como se producen los avances en tecnología. De hecho, recientemente el grupo anunciaba que en los próximos tres años invertirá más de 12.600 millones de euros en I+D, principalmente en las áreas de inteligencia de datos, IoT e interacción hombre-máquina a través de Alibaba DAMO Academy, un programa de colaboración tecnológica mundial. DAMO significa “Descubrimiento, Aventura, Impulso y Perspectiva” en sus nomenclaturas en inglés y, fruto de esta iniciativa, se abrirán siete centros de I+D en China, Estados Unidos, Rusia, Israel y Singapur, con Jeff Zhang, CTO del grupo Alibaba, al frente. Esta apuesta responde al planteamiento del presidente Ma: “En el pasado China siempre ha seguido los pasos de Estados Unidos o Rusia, ¿por qué no trazar su propio camino? Tenemos los recursos. Con nuestra tecnología, capital y responsabilidad, podemos construir un instituto de investigación mundial“. Con 25.000 ingenieros en la plantilla de Alibaba, DAMO pretende crear una infraestructura de investigación que permita hacerse con dos billones de clientes en dos décadas.

En la actualidad el grupo cuenta con marcas maduras y bien posicionadas como Taobao, Alipay, AliExpress, Tmall, Cainao y MoreMall, la más reciente, aunque esta lista podría quedar pronto obsoleta dado el ritmo de creación de nuevas líneas de negocio de la compañía. Su buen comportamiento entre los consumidores online chinos ha permitido al grupo dar el salto al entorno internacional y se ha convertido en uno de los principales competidores de empresas como eBay y Amazon. Alibaba ya es en la actualidad la empresa de eCommerce más grande del mundo, pues superó a Amazon.com Inc. el pasado mes de octubre en esa clasificación. A diferencia de ellas, Alibaba tiene la ventaja de que en el mercado chino apenas tiene competencia y en Occidente ha irrumpido con propuestas de valor que están atrayendo a un amplio grupo de consumidores online deseosos de encontrar nuevas y mejores ofertas.

Para acercar Alibaba al mercado español, el grupo ha alcanzado acuerdos con empresas españolas de distintos sectores. Fruto de estas negociaciones es la cuenta que dispone Correos en la tienda online de Tmall Global, la plataforma de Alibaba para comercio electrónico transfronterizo. Desde este sitio, las empresas españolas del sector de vino y del aceite de oliva pueden vender sus productos en China, un gran escaparate para un mercado amplio y todavía poco explorado. Desde octubre de este año, el servicio de envíos de paquetería de Correos permitirá que en nueve días los consumidores chinos reciban la entrega del producto en sus propios domicilios. En Tmall compran a diario 200 millones de ciudadanos chinos pertenecientes a una clase media con alto poder adquisitivo, que acceden al sitio para encontrar productos de marcas de reconocido prestigio. Entre ellas, destacan Zara, Massimo Dutti, Camper, Desigual o Hawkers, entre otras. Hace unos días se publicaba que Alibaba había acelerado el desembarco de las tiendas españolas en la plataforma online Tmall, hasta crecer en un 50 por ciento desde principios de año.

Si hablamos del ámbito de los medios de pago, Alipay es la marca del grupo que gestiona casi la mitad de todos los pagos online que se producen en China, que principalmente proceden de transacciones dentro de Alibaba. En España, Alipay está presente gracias al acuerdo firmado con CaixaBank y BBVA por el que los más de 400.000 turistas chinos que vinieron a España el año pasado pudieron utilizarlo como el medio de pago para realizar sus compras en los establecimientos españoles. Con los más de 520 millones de usuarios chinos que utilizan este medio a diario, Alipay se ha convertido en la plataforma de pagos electrónicos online y móvil más grande del mundo, y aglutina a la mitad de todos los pagos de Internet realizados en China.

Por su parte, AliExpress es la plataforma de eCommerce B2C con usuarios en 220 países y 60 millones de usuarios activos, que conecta a los fabricantes chinos con los consumidores particulares. Principalmente opera fuera de China, en concreto en Estados Unidos, Rusia, Brasil y España, y esto es lo que la diferencia de Taobao, cuyo público reside en China y donde la distribución de los productos se hace a través de la unidad de logística de Cainiao. En Taobao los productos se ofrecen a precio fijo o en subasta y una característica muy singular es que los consumidores antes de realizar la compra establecen conversaciones online a través de un chat denominado WangWang con los vendedores, para profundizar en información del producto.

Alibaba ha apostado además por la omnicanalidad con Hema supermarket, un mercado de productos frescos que integra el canal online con el físico más tradicional para mejorar la experiencia de compra y responder a las demandas de los consumidores chinos que buscaban lo mejor de cada mundo. El uso de big data es otra piedra angular de su estrategia para hacer converger las preferencias del consumidor, planificar la cadena de suministro y las rutas de entrega.

Su última idea de negocio es su primer centro comercial, denominado More Mall, que abrirá sus puertas el próximo mes de abril en Hangzhou, la ciudad natal de Jack Ma. Con él pretenden enriquecer la experiencia de compra tradicional con todas las ventajas que ofrece la tecnología de cara a la experiencia de cliente y a su propia gestión interna aunando la cadena de valor de las unidades online y offline.

El gigante del eCommerce también trabaja en “tiendas de conveniencia inteligentes” y tiene pensado crear gasolineras sin personal, que contarán con un brazo robótico que se encargará de llenar los depósitos de los vehículos, antes de que termine 2017.

Por si todas estas líneas de negocio no fueran ya disruptivas e innovadoras, Alibaba también ha dado el salto a los medios de comunicación con la adquisición de  los derechos de difusión de los deportes escolares denominados Pac-12 en China hasta 2024 y será responsable de mostrar eventos deportivos en vivo y cien horas de programación original anualmente, principalmente a través de YouKu Tudou, el conocido como el YouTube de China.

Actualmente existen pocos espacios en las transacciones online de China donde no esté presente Alibaba, pero seguramente su capacidad de innovación los llevará a crear nuevos entornos hasta ahora poco desarrollados, e incluso inimaginables todavía.

Imagen: Presidencia de la República Mexicana

Sobre el autor

Águeda Parra Pérez

Águeda Parra Pérez

Doctora en Ciencias Políticas y Sociología por la UCM e Ingeniera Técnica de Telecomunicación por la UPM. Actualmente ocupo el puesto de Jefe de Seguimiento del Mercado Mayorista en Telefónica. Soy una gran apasionada de Asia, de la cultura china, y continúo profundizando en el conocimiento del idioma chino.
Ver todos sus artículos »