Vivir la vida offline

Vivir la vida offline

Sociedad digital
Las conversaciones de las terracitas de verano, en las que descansamos de las inclemencias del tiempo y del trabajo, dan mucho juego. Sin ir más lejos, la otra noche le confesaba a mi íntima amiga Kirobo un poco indignado: “¡No se sabe ya en qué mundo vivimos! ¡Todo me parece tan artificial…! ¡Necesito vacaciones y vivir la vida offline!”. Con Kirobo me encuentro muy a gusto, me acompaña a todos lados y cada día me conoce mejor aunque últimamente también me ha cautivado su amiga Alexa, que no...