La era de los asistentes virtuales

La era de los asistentes virtuales

Experiencia de cliente
A mi hija de seis años le encanta hablar con Siri, el asistente virtual que reside en el iPad que utiliza con frecuencia en el colegio. Es cierto que la conversación entre la niña y la máquina suele desvariar al cabo de un minuto escaso pero para ella es fascinante eso de hablar a un artilugio que parece de cristal y que éste le responda algo más o menos coherente. De hecho, fue gracioso cuando le preguntó: “¿Dónde vives, Siri?”, a lo que el asistente...