Comparte:
Cloud
20 de marzo de 2019

Cómo certificarse con éxito en la cloud de Amazon

Cómo certificarse con éxito en la cloud de Amazon

Cómo certificarse con éxito en la cloud de Amazon

Escrito por , 20/03/2019

Estudiar en Navidades… Yo pensaba que eso se había acabado tras la universidad pero fue lo que me tocó hacer en los últimos días del año pasado porque el reto -conseguir una certificación en Amazon- lo requería.

“¿Y eso para qué? -me preguntó un amigo-. ¿Para conseguir envíos gratis de sus productos?”. No me reí porque hasta hace poco mi conocimiento de cloud era también escaso y a Amazon la veía solo como una compañía que vende por Internet. Pero eso tenía que cambiar y había que demostrarlo oficialmente.

Por ello comencé a preparar uno de los exámenes de certificación de Amazon que, aparte de vender de todo a través de la Red, es el mayor proveedor de cloud pública del mundo, con una cuota de mercado del 31,7 por ciento frente al 13,3 del competidor más próximo, Microsoft Azure, según Expansión.

Fuente: https://aws.amazon.com/es/certification/

No es el único examen de los de Seattle para que alguien demuestre los conocimientos en su solución. Después del nivel básico (Foundational), el intermedio se divide en tres ramas: arquitecto, desarrollador y operador. Al que me refero en este artículo es el Amazon Web Services Solutions Architect Associate, que certifica un nivel intermedio de diseño de aplicaciones y sistemas usando los múltiples servicios de Amazon. Como conseguí mi propósito, quiero compartir la experiencia por si a alguien le sirve de ayuda en su camino particular hacia cloud.

Al igual que en su negocio de venta al por menor de artículos, Amazon tiene de todo en el mundo cloud: desde la A a la Z. Está disponible cualquier cosa que se pueda necesitar desde para montar una simple aplicación hasta todo un CPD virtual, todo dividido en diferentes servicios con nombres propios:

  • Amazon VPC (Virtual Private Cloud): ofrece recursos de gestión de redes para montar un entorno privado en la nube.
  • Amazon EC2 (Elastic Compute Cloud): el servicio de AWS para servidores de cómputo, desde la máquina más pequeña hasta los gigantes para ejecutar una aplicación de SAP HANA.
  • Amazon S3 (Simple Storage Service): sistema de almacenamiento de objetos.

Y así hasta más de cien soluciones. De ahí el miedo… Cuando alguien se prepara para conseguir una certificación, no puede evitar preguntarse cómo va a conseguir saber de todos los servicios. Afortunadamente hay algunos más importantes que otros y sobre los que se pregunta más. Y, como en todo, lo difícil es empezar.

A continuación describo el camino de preparación que seguí con la intención de que sirva de ayuda para aquéllos que lo queráis afrontar desde cero. Divido el trabajo en tres fases, cada una de las cuales se apoya en la anterior y, en conjunto, resulta una forma eficaz (y barata) de preparar la prueba:

Fase 0: El comienzo en el que se aprende la estructura de la nube de AWS y cómo funciona a grandes rasgos. Se trata de dejar de ver una nube imprecisa y lejana y empezar a entender que no son unos ordenadores que tiene no sé quién en no sé dónde y los alquila no sé cómo.

Para este nivel el gigante americano ofrece un curso gratuito muy recomendable.

Fase 1: Es el momento de profundizar en los servicios básicos y practicar con ellos. Para eso, Amazon ofrece una suscripción gratuita de un año con una cantidad limitada de recursos para usar durante ese periodo. Es necesario abrirse una cuenta en la que hay que proporcionar el número de una tarjeta de crédito válida, pero en ella solo cargarán con los gastos que excedan los límites de los recursos gratuitos. Y ¡que no cunda el pánico! Es posible crear alarmas para que el propio Amazon os avise si se exceden esas restricciones. Además, en un uso académico y preparatorio del examen es muy raro incurrir en un gasto y, si se hace, será de pocos euros.

Y también hay un muy buen curso gratuito de Udemy para adquirir este nivel y practicar con el free tier sin sorpresas.

Fase 2: Es la fase final de preparación antes del examen, que consiste en estudiar y practicar con tests muy parecidos a la prueba oficial. En concreto he trabajado con los de Whizlabs: este recurso no es gratuito, pero por menos de 20 euros proporciona mucho material para asegurar el aprobado o casi. Lo mejor de estos exámenes es que indican y explican la respuesta correcta, detallando por qué las otras opciones son incorrectas, por lo que se aprende mucho de varios servicios.

Los tests que se incluyen en el paquete se dividen en dos tipos: los practice tests y los section test. Los segundos tienen preguntas más difíciles que las de la certificación y cada uno se centra exclusivamente en un servicio de AWS, con varios que tratan sobre un servicio principal. Mi consejo es estudiar las soluciones de estas pruebas directamente, para aprender aquello que faltó en niveles previos. No los haría como ensayos porque pueden desanimar, ya que requieren un mayor grado de conocimiento.

Para practicar lo hice con los practice test. En general la dificultad de las preguntas es menor que las del examen pero se aproxima bastante. Además, viene muy bien para conocer el formato del mismo: 65 preguntas con cuatro opciones, una o dos de las cuales son correctas, con la posibilidad de dejar preguntas marcadas para revisar posteriormente. Para responderlas, como en la certificación, se dispone de 130 minutos (Importante: a la hora de pedir el examen podéis solicitar 30 minutos extra de tiempo si no sois ingleses nativos puesto que el examen está en este idioma. ¡Por experiencia propia y ajena os digo que ese tiempo adicional es muy valioso!).

Y, llegados a la cuestión estrella, os diré que se aprueba con aproximadamente un 72 por ciento de respuestas acertadas. Dado que los tests de prueba son más fáciles, el equivalente sería un ochenta y tanto por ciento de respuestas correctas en los mismos. En el caso de preguntas con respuesta múltiple, hay que acertar todas para obtener puntuación en esa pregunta.

Los temas del examen van variando pero siempre están centrados en un puñado de servicios importantes de la nube de Amazon.

El camino que os propongo a partir de mi experiencia personal por supuesto no asegura el éxito, pero está contrastado: a mí me sirvió para certificarme y es el que hemos trabajado en conjunto en el equipo cloud de Ingeniería especializada de clientes de Telefónica Empresas para certificarnos en Azure y Amazon.

Este planteamiento, dentro de la iniciativa #SoyClouder, encaja dentro de la estrategia multicloud de Telefónica Empresas para ofrecer a las grandes compañías y administraciones públicas servicios y herramientas para aprovechar las ventajas de la nube pública que dé mejor respuesta a las necesidades de sus negocios.

Por ello seguiremos con nuestra formación continua en diferentes certificaciones. Espero que mis consejos, si no os convierten en arquitectos expertos, al menos os haga buenos albañiles de AWS, como dice un compañero.

Sobre el autor

Gonzalo García-Marcos Mendoza

Gonzalo García-Marcos Mendoza

Soy ingeniero telemático por la UPM y trabajo en Telefónica España, en el área de Ingeniería especializada en cloud. La tecnología no es buena ni mala, es una herramienta; enseñemos a la sociedad cómo usarla. Leer, hacer deporte y viajar son para mí como el comer, beber y dormir.
Ver todos sus artículos »