Comparte:
eHealth
12 de enero de 2018

II Congreso Nacional de eSalud: nuevas maneras de hacer medicina

II Congreso Nacional de eSalud: nuevas maneras de hacer medicina

II Congreso Nacional de eSalud: nuevas maneras de hacer medicina

Escrito por , 12/01/2018

El II Congreso Nacional de eSalud, organizado por la Asociación de Investigadores en eSalud (AIES) y la agencia COM SALUD, que se celebró el pasado mes de noviembre, fue una buena ocasión para tomar el pulso al estado anímico de los ponentes y profesionales del sector respecto a la aplicación de las TIC en este ámbito.

En la primera jornada del encuentro se analizaron las aportaciones de las redes sociales e Internet al mundo de la salud, y la principal es que están impulsando un nuevo perfil de paciente emergente, empoderado, más formado y que se moviliza. Por ejemplo, a través de algunas plataformas se consiguen  peticiones  sobre determinadas enfermedades. La salud nos importa y mucho. Acudimos a la Red cuando tenemos alguna dolencia y las redes sociales nos sirven para contactar con otros “iguales”. De esta manera, el paciente se convierte en un agente activo que provoca cambios.

Pero las redes sociales e Internet también encierran algunos problemas como la abundancia de bulos relacionados con la salud: campañas de donación falsas que saturan hospitales, conclusiones sin rigor de supuestos estudios, alarmas sobre medicamentos alterados… en definitiva, noticias falsas que viajan por las redes una y otra vez, se hacen virales y crean problemas.

Los ponentes dieron los siguientes consejos para garantizar el acceso a información veraz y precisa y, al mismo tiempo, reducir la propagación de tales bulos:

  • Hay que ser crítico con la calidad del dato y de la fuente. En salud hay que buscar páginas que contengan un directorio editorial cuyo contenido haya sido escrito por profesionales especialistas y desconfiar del anonimato y de contenidos basados en opiniones y no en evidencias científicas y médicas.
  • Los documentos deben estar actualizados, hay que comprobar la fecha en la que se escribió la información porque la medicina es una disciplina en continuo avance. A veces ocurre que bulos ya identificados como tales en el pasado vuelven a salir a la luz con el tiempo.

En la segunda jornada del encuentro se entró ya de lleno en la aplicación de las las TIC en salud: big data, machine learning y un análisis del futuro de los avances en el área de la eSalud .

El subdirector del Observatorio Nacional de la Sociedad de la Investigación en Red.es, Alberto Urueña, dio a conocer el informe Big data y salud digital 2017”, que señala que la aplicación de esta tecnología en salud será sobre todo una obligación moral y es que  hablamos de un sector en el que la demanda es infinita, las enfermedades crónicas representan el 80 por ciento del gasto sanitario y es necesaria la búsqueda de la sostenibilidad económica del sistema.

Para el profesional médico es y será cada vez más difícil estar al día de toda la evidencia clínica que se genera, incluso en su especialidad, y el análisis con big data ayudará a elegir el mejor tratamiento y diagnóstico posible. Las futuras generaciones seguramente nunca lleguen a entender cómo éramos capaces de no tener en cuenta los sistemas analíticos como paso previo a la  toma de una decisión clínica.

Y es que big data ayuda a crear “nuevas maneras” de hacer medicina. Por un lado, medicina predictiva para ir un paso por delante ante epidemias o en genómica mediante la correlación de bases de datos que da soporte a las decisiones, etc. Y por otro, una medicina participativa, que sitúa al paciente verdaderamente en el centro de la atención médica y permite su participación activa. El mercado de wearables relacionados con la salud -por ejemplo- alcanzó un valor estimado de 28,7 billones de dólares en 2016 y se espera que esta cifra aumente exponencialmente.

Juan Luis Fernández, director  de Matemáticas de la Universidad de Oviedo, explicó cómo big data ha permitido detectar, a través de la predicción basada en reducción de incertidumbre y análisis causa-efecto, un algoritmo que identifica qué genes o vías genéticas son sensibles a la radiación y provocan fatiga crónica en pacientes con cáncer de próstata que siguen un tratamiento de radioterapia. Este avance permitirá conocer de antemano el grado de fatiga crónica que puede sufrir un paciente y, así, poder personalizar los tratamientos y medicamentos que mejorarán su calidad de vida en dicha fase.

Además en el encuentro se dio a conocer el “proyecto Finisterrae”, cuyo objetivo es reducir al máximo la complejidad para investigar enfermedades raras, neurodegenerativas, y diferentes tipos de cáncer a partir de pequeño big data de datos genéticos, con el objetivo de dar tratamientos personalizados y mejorar el diagnóstico precoz.

También pudimos ver cómo big data puede ayudar a conciliar las discrepancias entre el diagnóstico clínico de un paciente y sus registros administrativos, lo que permite construir una historia clínica más precisa, o cómo avanza en el área de la imagen digital y contribuye a un diagnóstico certero, gracias al machine learning.

Estos y otros proyectos demuestran que tanto para áreas de investigación como de tratamiento, la inteligencia artificial tiene mucho que aportar al sector sanitario y que éste cada vez más confía en ella. Debemos estar atentos a qué nos depara este interesante binomio, si bien en el transcurso de este II Congreso Nacional de eSalud -como en la pasada edición– también se reconoció que este sector está aún lejos de los avances conseguidos en otros ámbitos como el financiero y que, de momento, los proyectos pilotos son las únicas experiencias reales, proyectos que muchas veces “mueren” por factores organizativos y falta de incentivos. Por ello es necesario el replanteamiento de la atención socio sanitaria y la transformación digital del sector salud.

Imagen: marcus eubanks

Sobre el autor

Sergio Fernández García

Sergio Fernández García

Master en Telemedicina y salud digital, ingeniero electrónico industrial, llevo desde 1999 gestionando proyectos en el Grupo Telefónica para distintos sectores de actividad, en especial las Administraciones Publicas. Actualmente soy responsable de los sistemas de cardioprotección de Telefónica y colaboro con la dirección de Nuevos Negocios Digitales. Vivo cerca de la montaña, la cual me apasiona, así como viajar.
Ver todos sus artículos »