Comparte:
Internet de las cosas
16 de marzo de 2012

Internet de las Cosas en el sector de la automoción

Internet de las Cosas en el sector de la automoción

Internet de las Cosas en el sector de la automoción

Escrito por , 16/03/2012

Internet de las Cosas (Internet of Things, IoT) es un concepto novedoso y revolucionario que trasciende el alcance del ya “tradicional” M2M: nos habla de un entorno en el que “todo” estará conectado y en el que las personas ocuparemos una posición central, pudiendo interactuar con los objetos físicos que nos rodean de una forma sencilla e intuitiva. Abarca pues mucho más que las comunicaciones entre máquinas y tiene el potencial de transformar radicalmente muchos sectores de la industria y de la sociedad.

El mundo del futuro será un mundo “hiperconectado”, con miles de millones de dispositivos y sensores (entre los que se encuentran los dispositivos personales) compartiendo información, con capacidad para analizar, diagnosticar y tomar decisiones, haciendo posible la creación de nuevos servicios más inteligentes –más “Smart”– que contribuirán a la sostenibilidad del planeta, a un uso más eficiente de los recursos y, en definitiva, a un incremento de la calidad de vida de las personas.

En el sector de la automoción la implantación de servicios M2M aporta grandes beneficios. Un ejemplo son las soluciones orientadas a resolver las necesidades propias de las flotas de vehículos, que permiten a las empresas optimizar su actividad logística, reduciendo costes, mejorando la atención al cliente interno/externo e incrementando la seguridad de sus empleados.

Estos sistemas utilizan unidades M2M embarcadas dotadas habitualmente de GPS (que pueden instalarse durante el proceso de fabricación del automóvil o posteriormente) que junto con la ubicuidad y conectividad online que proporcionan las redes móviles, son capaces de localizar en todo momento las unidades móviles y por tanto, los vehículos.

Además de los sistemas de gestión de flotas se están desarrollando nuevos servicios M2M en el sector de la automoción. Así se  evoluciona hacia el concepto de “automóvil conectado”, entendido como el lugar donde tanto vehículo como conductor y pasajeros están conectados con el mundo exterior y en el que disfrutan de los servicios que quieren o necesitan en sus desplazamientos.

La regulación en algunos casos supone una aceleración al proceso de adopción de IoT en la industria. Es el caso del sector de la automoción, en el que la normativa paneuropea del e-call requiere la instalación de un dispositivo en los vehículos de nueva fabricación para la realización de llamadas automáticas de emergencia. Según esta normativa los automóviles incorporarán “de serie” conectividad M2M. Esta situación debería abordarse como una gran oportunidad para el despliegue del resto de servicios del automóvil conectado.

Surgirán así los sistemas de transporte inteligente (Intelligent Transport System, ITS) mediante la comunicación y cooperación de todos los elementos del entorno  (automóviles, carreteras, semáforos, señales, conductores, autoridades de transporte…) derivando en una conducción más segura y eficiente.

Igualmente, las compañías de seguros están comenzando a vislumbrar el potencial que proporciona la explotación de la información obtenida a través de la unidad M2M del vehículo, con iniciativas como “pay as you drive”, que les permite ofrecer a sus clientes modalidades nuevas de seguros en función del tipo de conducción, incrementando la satisfacción de sus clientes y diferenciándose de la competencia.

Por último, el desarrollo masivo del vehículo eléctrico traerá consigo nuevos requerimientos funcionales al concepto de automóvil conectado, como asegurar la eficiencia en las recargas, ajustar el suministro de energía a la demanda y optimizar la inversión en infraestructura de recarga.

Artículo relacionado: Previsiones M2M en el sector de las utilities

 

Para los proveedores tecnológicos y prestadores de servicios es fundamental entender los retos y oportunidades que se presentan en el sector de la automoción, desarrollando propuestas que resuelvan las necesidades demandadas por los distintos players del mercado (empresas propietarias de flotas, compañías de alquiler de vehículos, aseguradoras, autoridades de transporte, fabricantes de automóviles, utilities y consumidores finales), con una visión extremo a extremo y prestación en modo servicio de la solución completa (conectividad y plataformas M2M, dispositivos y aplicaciones), y con capacidades globales que proporcionen un servicio homogéneo en cualquier lugar del mundo.

El concepto M2M no es una evolución, es una revolución, y no admite margen de error ni dudas en su adopción por parte de todos los agentes implicados en la prestación de servicios. Para lograr el éxito resulta imprescindible la cooperación de los distintos agentes involucrados en el sector de la automoción, en un entorno colaborativo y abierto que maximice los resultados en beneficio de todos.

 

Imágenes: web corporativa m2m de Telefónica

Sobre el autor

Diana Caminero

Diana Caminero

Firmemente convencida de que la aplicación con “inteligencia” de la tecnología y las TIC en general, se traduce en una mejora en la eficiencia y sostenibilidad del mundo en el que vivimos. Mi actividad profesional está ligada desde hace años al desarrollo de los nuevos negocios, como el M2M, en los que el potencial transformador de la tecnología resulta aún más tangible. ¿Seremos capaces entre todos de aprovechar dicho potencial? Conseguirlo es un gran reto, enormemente motivador, pero de obligado cumplimiento. Compartir, colaborar y cooperar; sólo así avanzaremos con paso firme en el camino del progreso.
Ver todos sus artículos »