Comparte:
Internet de las cosas
21 de junio de 2018

IoT, más presente en nuestras vidas de lo que imaginamos

IoT, más presente en nuestras vidas de lo que imaginamos

IoT, más presente en nuestras vidas de lo que imaginamos

Escrito por , 21/06/2018

Hace unos años escribir sobre Internet de las cosas era como hacerlo de ciencia ficción, hoy tenemos IoT en nuestras vidas. Aunque pueda parecer que es un concepto que nos ha acompañado desde hace muchísimo tiempo, la realidad es que es bastante reciente y no fue hasta 2008 cuando se empezó a pisar el acelerador para impulsar su desarrollo.

Si nos remitimos a la ficción hay grandes obras sobre esta tecnología, tanto desde el punto de vista de su bondad como desde una visión apocalíptica. Pero centrémonos en la realidad, que es que IoT ya nos acompaña en nuestro día a día, más incluso de lo que imaginamos, y puede mejorar mucho nuestras vidas. Con IoT se nos abren posibilidades hasta el momento insospechadas, gracias a la conectividad, que es condición sine qua non, y a las soluciones de valor añadido que se han construido sobre ella.

Con este planteamiento nace el informe Things Matter. Conectar las cosas con la gente y con lo que realmente importa, elaborado por Telefónica y las consultoras Accenture e Ipsos, con tres objetivos: plasmar la experiencia de usuario, extraer conclusiones en los diferentes entornos de uso y anticipar las necesidades y oportunidades en el corto plazo.

El mercado de Internet de las cosas está experimentando un importante crecimiento -se estima que el año pasado cerró en torno a los 800.000 millones de dólares, cifra que podría duplicarse según las estimaciones en 2020- y en él destacan por su valor económico la industria y el transporte conectado, soluciones vinculadas a procesos de transformación digital empresarial.

Pero si atendemos a su potencial de crecimiento, en términos interanuales, durante el periodo 2015-2020, parece estar más vinculado al hogar conectado (21 por ciento); personas conectadas (17 por ciento) y ocio conectado (16 por ciento), lo que vendría a dar la razón a que la experiencia de usuario es fundamental.

En el hogar, la domótica ya abre puertas, enciende luces y activa altavoces inteligentes… Aunque muchos de estos dispositivos y servicios se encuentran en una fase inicial, un 78 por ciento ya los conoce, lo que permitirá su desarrollo exponencial.

En el terreno personal su uso también empieza a extenderse con dispositivos para medir el rendimiento deportivo, la salud o para la localización de mascotas y objetos.

En cuanto al conocimiento y usos de IoT, en España todavía queda camino por recorrer, ya que según la encuesta solo el 27 por ciento de los encuestados lo utiliza, el 45 por ciento conoce el término, mientras el 84 por ciento sabe de casos de uso basados en esta tecnología.

En este análisis no encontramos una percepción homogénea, ya que el 23 por ciento lo asocia a conectividad, el 18 por ciento a comodidad y confort y el 12 por ciento a seguridad.

El perfil de los usuarios de IoT es muy similar al de otros servicios de información en su fase incipiente, con un porcentaje de emprendedores (3 por ciento), adoptadores tempranos (22 por ciento), segmentos con una aceptación más tardía, e incluso un último grupo que afirma no estar interesado, bien porque piensa que no aporta un valor diferencial, desconfía del uso de los datos personales o incluso le presupone un precio elevado. Esto denota que queda camino por recorrer para terminar con el desconocimiento existente en cuanto a su uso y beneficios.

En cuanto a los beneficios observados a partir de experiencias reales, el estudio deja claro que es el ahorro de tiempo una de las más importantes, que hace innecesarias decisiones rutinarias que antes teníamos que tomar y que nos ofrece nuevas oportunidades en nuestra vida diaria.

El informe distingue seis grandes entornos de IoT: el vehículo conectado, la industria conectada, la tienda conectada, la ciudad conectada, la persona conectada y el hogar conectado.

En el caso del vehículo conectado, un sector muy dinámico, parece que hay un conocimiento mayor con aspectos como la telemetría, cuya aplicación se refleja en una seguridad mayor, un mantenimiento más eficiente, la elección de la ruta más conveniente e incluso las aseguradoras personalizan ya sus tarifas mediante fórmulas play as you drive. El crecimiento del eCommerce está haciendo que el transporte de mercancías se suba también a este “carro” de la monitorización constante para ofrecer más información y mejor servicio al cliente final.

Pero es la industria conectada, con el 41 por ciento del mercado mundial, el sector con un mayor grado de adopción de IoT. La aportación de estas soluciones se observa tanto desde el punto de vista empresarial por una producción más eficiente y competitiva, como desde el lado de los trabajadores, que disfrutan de una mayor seguridad y pueden desarrollar perfiles profesionales de mayor valor añadido.

En el ámbito de la tienda conectada el intercambio de información entre ésta y el usuario es fundamental para transformar ese conocimiento en la posibilidad de realizar una oferta personalizada acorde con los deseos del cliente. En estos casos la experiencia mejora ostensiblemente, fundamentada en factores como la comodidad, agilidad, precio, pago…  En este ámbito, según el informe, queda aún mucho por avanzar, dado que solo el 36 por ciento de los entrevistados había oído hablar de las tiendas inteligentes, probadores y pantallas interactivas, etiquetas digitales, etc.

En la ciudad inteligente se ha avanzado mucho de la mano de IoT y el futuro apunta hacia una gestión integral del sistema urbano, que debería llevar a una “humanización” y mayor sostenibilidad de nuestras ciudades. La digitalización de la Administración en opinión de los encuestados (75 por ciento) redunda también en una mejora de calidad de vida de los ciudadanos.

En definitiva, según el informe, los ciudadanos usan IoT más de lo que creen; lo relacionan con comodidad y seguridad; la gran barrera viene del desconocimiento; la experiencia de uso se transforma rápidamente en adopción; existe un amplio margen de desarrollo, no paran de surgir nuevos usos y esta personalización de servicios y beneficios concretos es su baza principal.

Para un mayor crecimiento de IoT será necesario:

  • Comunicar en clave de beneficio y no de tecnología
  • Enfocar la propuesta de valor desde las personas y sus necesidades
  • Segmentar en función de casos de uso y estilos de vida
  • Desarrollar nuevos servicios y ventajas competitivas
  • Mejorar la satisfacción de cliente

Todo ello redundará en continuar por la senda de crecimiento en este mercado.

Imagen: Tinh te Photo

Sobre el autor

Pablo Pinillos

Pablo Pinillos

Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Complutense de Madrid. Antiguo responsable de los análisis de mercados y posicionamiento regulatorio en Telefónica de España, he pasado recientemente "a la reserva". Aficionado al tenis, el fútbol y los deportes en general; me gusta la lectura y pasar el máximo tiempo posible con la familia y los amigos.
Ver todos sus artículos »