Comparte:
Transformación Digital
16 de marzo de 2018

Los líderes maestros como impulsores del talento

Los líderes maestros como impulsores del talento

Los líderes maestros como impulsores del talento

Escrito por , 16/03/2018

Al hablar de maestros lo típico es que pensemos en colegios pero afortunadamente estas figuras no solo están ahí, también en otros ámbitos de nuestras vidas, entre ellos las organizaciones, como explica Sydney Finkelstein en su artículo del Harvard Business Review Los mejores líderes son grandes maestros”, aunque lo cierto es que escasean (su expansión es un buen reto en el mundo empresarial). El líder y el maestro tienen muchas similitudes en la gestión de sus colaboradores y alumnos. Así, los líderes maestros son jefes que utilizan la vocación y el carácter de los buenos docentes para convertir sus compañías en incubadoras de talento.

Finkelstein da varios ejemplos en el texto. Destaca la figura de Kundapur Vaman Kamath, expresidente de ICICI Bank (el banco privado más grande de India), que día a día buscaba la oportunidad de dar una clase magistral a su equipo, bien sobre gestión de personas o sobre la importancia de marcarse objetivos ambiciosos. Con esta línea de acción, el banco se transformó en un invernadero de talento y liderazgo, con el consiguiente crecimiento asociado, y K.V. Kamath es considerado en su país el mentor de toda una generación de ejecutivos de banca.

Este perfil de líder se (pre)ocupa por la formación de sus equipos en conocimientos, habilidades y actitudes, y es alguien a quien no se le caen los anillos por descender al día a día, a la “primera línea de fuego”, con el objetivo de que sus alumnos aprendan lo que necesitan, ellos mismos son aprendices del s. XXI. La formación, el desarrollo y el aprendizaje continuo no son un “extra” para los buenos líderes, sino una responsabilidad integral. Estos líderes son, asimismo, vulnerables y no lo ocultan, lo que hace que se perciban como más humanos, confiables y cercanos. De hecho, en coaching, la vulnerabilidad se considera una oportunidad del líder para conectar con los demás. Tienen también una alta capacidad de conversación y, por supuesto, reconocen el trabajo bien hecho.

Los líderes maestros aprenden qué hay que enseñar, cuándo hacerlo y cómo conseguir que sus lecciones se recuerden.

Sus lecciones inolvidables forman parte de una de las tres categorías:

  1. Profesionalidad: Guían con humildad sobre cómo comportarse profesionalmente a la vez que respetan la autonomía e iniciativa del trabajador (se dice que si se le da a alguien el objetivo y se deja a su criterio “el cómo” lograrlo, suele haber una sorpresa positiva). Comparten los valores de sus organizaciones y dan muestra de su alineamiento, siempre dispuestos a aprender de los demás.
  2. Artesanos de personas: A pesar del rango, no dejan un powerpoint con instrucciones y ejemplos, sino que están cerca para demostrar a sus empleados cómo se hace, y aquí destaca otro valor: la generosidad puesta al servicio del equipo.
  3. Lecciones de vida: Sus enseñanzas no se limitan al trabajo, también comparten su sabiduría y valores de la vida. Son empáticos, humildes, auténticos e íntegros. Tienen una alta inteligencia emocional, se comunican muy bien y motivan a las personas con una visión compartida del futuro.

Es interesante también el momento en que imparten sus lecciones:

  • En el propio entorno de trabajo, pero no tanto en los despachos, sino fomentando la accesibilidad y procurando más momentos de conversaciones productivas.
  • En momentos inventados. Crean el contexto de aprendizaje proactivamente. Puede ser fuera de la oficina, en espacios más relajados, con juegos en equipo, jornadas para conocerse mejor, el momento del café (learning coffee) o una jornada de coaching.

Aunque “cada maestrillo tiene su librillo” en cuanto a la forma en que imparten “sus lecciones”, éstas son algunas prácticas comunes:

  • Personalización: una lección para cada perfil. Al igual que un maestro conoce a sus alumnos, un líder debe conocer las cualidades (habilidades, fortalezas, necesidades y motivaciones) de cada miembros de su equipo, éstas marcan el inicio para alcanzar los objetivos comunes a través de un plan de acción personalizado. Además, y de forma natural, las personas sacarán capacidades que llevan dentro y de las que a veces  no son conscientes (creatividad, memoria, imaginación…), recursos muy valiosos que las llenarán de confianza, y hará relucir otras como la empatía, clave para los entornos colaborativos.
  • Aprendizaje a partir de preguntas. Los grandes líderes hacen grandes preguntas. Utilizan los consejos de Sócrates y enseñan planteando cuestiones potentes mientras profundizan en su propio aprendizaje. ¿Qué harías distinto?, ¿qué recursos te faltan?, ¿cuáles necesitas?, ¿cómo los vas a conseguir?, ¿cuál es el feedback de los clientes?, ¿y de los proveedores?, ¿qué opciones hay?, etc. Este diálogo constante es impulsor de un buen clima laboral, y garantiza que los colaboradores saben lo que se espera de ellos, lo que incrementa su responsabilidad.
  • Liderazgo con el ejemplo. El verdadero líder es el que inspira, moviliza e influye pero desde el ejemplo, la integridad y el entusiasmo. A veces ver el ejemplo adecuado es suficiente para que se adopten nuevos comportamientos. Así, los líderes que quieran fomentar el riesgo y el aprendizaje, que quieran que sus colaboradores innoven, deberán  hacerlo ellos primero.

Cuando un líder adopta el papel de maestro las organizaciones obtienen grandes resultados, ya que genera lealtad, orgullo de pertenencia, y fomenta el desarrollo del talento, tanto individual como colectivo.

Al final tiene que ver con las personas. Como decía Jack Welch, presidente y CEO de General Electric (1981-2001), elegido ejecutivo del siglo XX: “Siempre he exagerado en algunos temas, pero ninguno llega a la pasión que siento por convertir a las personas en el corazón de la compañía”.

Imagen: CeDec

Sobre el autor

José Ramón Suárez Rivas

José Ramón Suárez Rivas

Ingeniero técnico de Informática de sistemas. En la actualidad desempeño mi labor en Telefónica como jefe de ventas en Andalucía Oriental, impulsando la transformación digital en las pymes. Coach ejecutivo profesional CORAOPS ,mi filosofía es la del aprendizaje continuo. Como runner me encantan las medias maratones
Ver todos sus artículos »