Comparte:
Transformación Digital
18 de mayo de 2018

La reinvención de los museos: el futuro ya habita en ellos

La reinvención de los museos: el futuro ya habita en ellos

La reinvención de los museos: el futuro ya habita en ellos

Escrito por , 18/05/2018

“Museos hiperconectados: enfoques nuevos, públicos nuevos” es el lema del Día Internacional de los Museos. También ellos andan inmersos en su transformación digital y Telefónica los acompaña en el proceso

Hoy, 18 de mayo, se celebra el Día Internacional de los Museos, que este año lleva por lema” Museos hiperconectados: enfoques nuevos, públicos nuevos”. Si hay un punto en el que confluyen pasado y futuro y lo virtual con lo presencial es precisamente en la función social y la vocación de los museos. También en ellos ha impactado la revolución digital y el resultado ha sido el fortalecimiento de estas instituciones y su misión. Así, en la actualidad, a golpe de un clic, podemos disfrutar de una visita guiada por los museos más importantes del mundo para admirar obras maestras (el Museo del Prado arrasa en Instagram explicando en directo un cuadro cada día), conocer los tortuosos caminos de la ciencia a través de artilugios rudimentarios o descubrir cómo vivían o vestían  nuestros antepasados con las recreaciones que nos muestran los Museos de Antropología y Folclore.

El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía ha llevado a cabo dos experiencias pioneras de maridaje entre cultura y tecnología que lo han hecho merecedor de galardones tan prestigiosos como el Premio AUTELSI de este año, que reconoce su compromiso con el uso de formatos innovadores al servicio de un museo más social. Ambas iniciativas han girado en torno a la más célebre obra de Pablo Picasso, “El Guernica”, que, como explica el propio museo, más allá de su valor pictórico se ha convertido en un “símbolo atemporal y universal” de rechazo al sufrimiento que provocan las guerras. Picasso fue capaz de plasmar su horror ante la “destrucción implacable” de la población civil provocada por una estrategia de “guerra total” tan profusamente practicada durante todo el siglo. El mural se convirtió en emblemático ya desde su creación en 1937, con el objetivo de recabar apoyo a la causa republicana en la Exposición Internacional de París de aquel año, hasta su llegada a España en 1981 para exponerse en el Casón del Buen Retiro como símbolo del fin del exilio y la vuelta a la normalidad democrática, de donde en 1992 fue transferido a su ubicación actual.

De ahí la importancia del primero de los proyectos desarrollado por el Museo Reina Sofía con la web Repensar Guernica, que permite acercarse no solo al cuadro y a la trayectoria del maestro malagueño, sino también a las vicisitudes del tiempo que le tocó vivir, en un doble lenguaje erudito y coloquial, dirigido tanto al especialista como al ciudadano de a pie.

Así, a través de la sección Gigapíxel, el visitante virtual puede comprobar el resultado de un minucioso proceso de digitalización sin precedentes en una obra de estas dimensiones, que se inició en 2011 con la colaboración de Telefónica. Es posible analizar cada detalle, a través de imágenes de alta resolución obtenidas mediante un sistema robotizado que abre la puerta a múltiples investigaciones de ésta y otras obras en el futuro. En paralelo, la web invita a realizar múltiples lecturas a partir de la ingente documentación recabada por un proyecto de investigación que ha durado varios años y ha contado con la colaboración de más de 120 instituciones. Como resultado, el visitante puede acceder en línea, desde cualquier dispositivo, al principal fondo documental de la obra y adentrarse de forma interactiva en los más de dos mil contenidos, a través de distintos itinerarios. Correspondencia personal e institucional, películas, vídeos, recortes de prensa y un sinfín de materiales de la más variada tipología dan testimonio no solo de aquellos convulsos tiempos y de sus principales protagonistas, sino también del debate sobre el compromiso del arte con la sociedad y su responsabilidad en la denuncia de los conflictos bélicos. No en vano el site ha sido galardonado recientemente con el Premio Webby a la mejor web del mundo en la categoría de instituciones culturales, así como reconocido por los premios GLAMi, concedidos por Museums and the Web, una entidad que busca promover la innovación en el ámbito de la divulgación cultural.

El segundo de los proyectos abordado por el Reina Sofía no es menos pionero. Se trata del primer ensayo en España de aplicación de big data al ámbito de los museos. Con la colaboración de Telefónica, socio patrocinador de la institución, se ha aplicado la solución Smart steps para la explotación de datos relativos a la exposición Piedad y terror en Picasso. El camino a Guernica”, a partir de fuentes internas y externas a la institución, con datos tan variopintos como las condiciones climatológicas del periodo durante el que se celebró la exposición (entre abril y septiembre de 2017), las referencias en redes sociales, la señal de los terminales móviles y la información de transacciones en tarjetas de crédito, obviamente desagregando los datos de sus propietarios para preservar su anonimato. El experimento buscaba analizar no solo la afluencia de público, sino sobre todo su comportamiento y el impacto de la exposición en el entorno del Museo.

Se trata de un piloto pero abre la puerta a múltiples estudios, que permitirían elaborar análisis predictivos con la ampliación de la muestra de eventos y el elenco de fuentes analizadas.

Con más de 680.000 visitas y a partir de más de 157 gigabytes de datos, se obtuvieron algunas conclusiones interesantes, como el aumento de la actividad económica en el entorno del Museo en un 18 por ciento respecto al trimestre anterior. Igualmente se constató el predominio de los visitantes extranjeros, procedentes de 189 países, con cierto protagonismo de los turistas italianos, seguidos de los franceses. Por otra parte, el museo confirma su función como dinamizador económico de la zona, ya que atrae las visitas de la mitad de las personas que transitan por ella y se cuantifica el gasto en los comercios de los alrededores en unos cinco euros. Por otra parte, se verificó la eficacia de la difusión a través de redes sociales, con picos de afluencia vinculados a las menciones en la Red, principalmente a través de Twitter y en segundo término Instagram.

Estos proyectos del Museo Reina Sofía muestran la capacidad de la tecnología para reformular la misión tradicional de custodia y divulgación de unas instituciones que recogen la evidencia del progreso humano y de sus manifestaciones culturales. Algo en lo que pone especial énfasis este año la celebración del Día Internacional de los Museos, en el que participaron el pasado año más de 36.000 instituciones de 156 países. En esta jornada no solo se permite el acceso gratuito a muchos museos, sino que se incide en el mágico poder del hashtag para atraer a sus colecciones nuevos públicos, algo especialmente importante si pensamos en los jóvenes. El Prado y el Reina Sofía lideran el ranking de museos en Twitter, según un informe reciente.

Hace más de medio siglo André Malraux en su ensayo “El Museo Imaginario” concebía el museo como un espacio ubicuo y atemporal que permitiera al ciudadano diseñar sus propias colecciones a medida de sus intereses. Hoy esta obra, recientemente reeditada en español, se nos antoja premonitoria pues la tecnología pone a nuestra disposición obras maestras de la cultura universal y el propio concepto de museo está cambiando. Quien piense ya en ellos solo como instituciones que custodian el rastro de nuestro pasado están anticuados. El museo del futuro ya está inventado y el futuro de los museos tiene también su hoja de ruta. Como botón de muestra, la primera campaña de crowdfunding o micromecenazgo del Museo del Prado in situ o por Internet. ¿Os animáis a participar?

Imagen: Rafael Robles

Sobre el autor

Carmen Menchero de los Ríos

Carmen Menchero de los Ríos

Profesionalmente siempre he ejercido en el ámbito de la gestión documental y soluciones de ECM, en distintas instituciones públicas y privadas. He publicado algunos trabajos sobre el sector editorial, víctima de una pasión por el libro que se gestó en los cursos de doctorado y que me llevó a licenciarme años después en CC. de la Documentación. Actualmente trabajo en Sistemas de Información desarrollando aplicativos de gestión documental. Me interesa todo lo relacionado con cultura digital... además de viajar, algún deporte y, sobre todo, pasar el mayor tiempo que puedo con mi gente.
Ver todos sus artículos »