Comparte:
Internet de las cosas
16 de agosto de 2018

Playas inteligentes: la tecnología como herramienta de marketing turístico

Playas inteligentes: la tecnología como herramienta de marketing turístico

Playas inteligentes: la tecnología como herramienta de marketing turístico

Escrito por , 16/08/2018

Objetivo Birmania era un grupo de los ochenta que cantaba “Desidia al borde del mar”. Hoy el tema sería “WiFi en la orilla”, de hecho está ya en catorce playas españolas. Y es que ni en ese entorno somos capaces de desconectar del todo. Dos horas y media al día es la media del uso del móvil en vacaciones. Quizá las playas inteligentes incorporen un proxy para el correo corporativo, quién sabe…

La conectividad y la tecnología están omnipresentes en nuestra vida también en esta época del año. Ya no nos llaman la atención las “app playeras” aunque permitan reservar mesa en el chiringuito, ni inventos tan saludables como el “tatuaje” que alerta cuando llevamos demasiado tiempo expuestos al sol, según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Cada vez somos más exigentes y reclamamos mayor inteligencia a nuestro entorno. En este blog hemos hablado mucho de las smart cities, del campo conectado, nos hemos referido a los puertos del futuro y también a las estaciones inteligentes. Este verano asoma en el horizonte un nuevo modelo de playa

Embarcaciones monitorizadas y más seguras, socorristas que podrán recibir alarmas si algún bañista se acerca a una zona peligrosa o veraneantes a los que se les sugiere una cala más vacía para evitar la saturación de otras son algunas de las posibilidades.

En ella, los drones se convierten en los mejores compañeros de trabajo de los socorristas, la inteligencia artificial ayuda a cuantificar el número de bañistas y a predecir la ocupación para tomar medidas en caso necesario, boyas sensorizadas transmiten información sobre la calidad y el peligro del agua y los datos se visualizan en el tipo de bandera correspondiente (roja, amarilla o verde). Gracias al IoT desplegado a lo largo de la costa también se obtiene información sobre los rayos ultravioleta o la velocidad del viento… Y los bañistas pueden ver toda esta información en tiempo real en unos paneles de metro y medio -el marketing dinámico a pie de toalla-, en las páginas web de los ayuntamientos y en sus propios smartphones.

La idea es que esta red conectada de dispositivos inteligentes que recoge e intercambia datos de diversa naturaleza se extienda desde el océano a la zona de aparcamiento de la ciudad y contribuya a la sostenibilidad, la eficiencia y una mejor experiencia de residentes y turistas.

Uno de los proyectos estratégicos que las ensaya es el de la Oficina de Destinos Turísticos Inteligentes de la Comunidad Valenciana (DTICV). Persigue “un nuevo modelo de playa más inclusiva, más integradora, accesible, sostenible y con servicios más avanzados para el usuario”, en el que trabaja un equipo de investigación multidisciplinar. Se está probando en Benicàssim, Gandia y Benidorm y busca reconvertir estos destinos turísticos maduros en destinos turísticos inteligentes, sobre la base de la corresponsabilidad y cooperación público-privada y la participación ciudadana.

IoT, big data, inteligencia artificial o cloud son algunas de las herramientas tecnológicas necesarias que se deben implantar para mejorar la gestión de estos espacios. El piloto consiste en un prototipo de bajo coste que transmite datos de forma inalámbrica, que luego se analizan para obtener indicadores de interés, que permitirán realizar una gestión turística innovadora de las playas. Así, la tecnología se convierte en herramienta de marketing turístico.

Es muy relevante el uso de drones para disminuir las cifras de ahogados y es que el año pasado fue el peor de los últimos tres, con 481 personas fallecidas entre enero y diciembre, la mayoría en verano, según la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo.

En Conil y otros muchos sitios de nuestro litoral los drones ya son capaces de llegar a una alerta en la mitad de tiempo, de adelantarse al socorrista para entregar un flotador a la persona en apuros o de transmitir información a sus compañeros humanos para que estos pueden evaluar mejor la actuación de rescate. Resultan especialmente útiles en entornos peligrosos como acantilados, donde el socorrista pone en juego su vida.

Su uso, en cualquier caso, está restringido a situaciones de emergencia para no comprometer la seguridad de los bañistas, y sus operarios lo manejan desde una lancha sin que sobrevuelen a las personas que se encuentran en la orilla, como marca la normativa estatal en materia de seguridad aérea.

No obstante, si alguien es más de agua dulce también existe un Internet de las piscinas: se trata de una plataforma que permite controlar de forma remota el funcionamiento de todos los componentes implicados en el mantenimiento de las mismas, desde el sistema de filtración a la iluminación, pasando por la climatización o el tratamiento químico del agua. Nunca más nadie tendrá excusa para liarla parda como la socorrista de aquella piscina comunitaria que salió en los informativos de Antena 3 por provocar, al mezclar de manera negligente distintos productos químicos, una nube tóxica que afectó a 300 vecinos que tuvieron que ser desalojados.

Imagen: m01229

Sobre el autor

Mercedes Núñez

Mercedes Núñez

Licenciada en Periodismo y Máster por la Universidad Complutense de Madrid. Responsable del blog A un clic de las TIC, en el que escribo habitualmente; colaboro también en Con tu negocio y Think Big. Mi especialización en periodismo tecnológico empezó en ABC Informática - el primer semanario español TIC. Llevo quince años en Telefónica haciendo comunicación corporativa (relación con los medios, web, revista PULSO -impresa, digital y para tablet-, redes sociales...). Con anterioridad trabajé en distintos medios de comunicación (prensa, radio y televisión). Mi mayor afición es la equitación
Ver todos sus artículos »