Comparte:
Transformación Digital
1 de agosto de 2018

Smart digital workplace: no hay transformación sin hacer las cosas de manera distinta

Smart digital workplace: no hay transformación sin hacer las cosas de manera distinta

Smart digital workplace: no hay transformación sin hacer las cosas de manera distinta

Escrito por , 1/08/2018

Cada vez más empresas son conscientes de que no hay trasformación digital posible sin un cambio en la forma en la que trabajamos (son tiempos del smart digital workplace), nos comunicamos, nos relacionamos… Se trata, como últimamente tanto se repite, de un cambio cultural. En definitiva, un cambio que afecta al corazón de las organizaciones: las personas.

La estrategia TI pasa por el trabajo colaborativo, a la vez que los empleados demandan de manera creciente una nueva manera de hacer las cosas y la incorporación de tecnologías digitales a sus puestos para poder realizar su trabajo de forma más ágil y eficiente.

Para llevarlo a cabo de manera correcta el paso previo es entender muy bien cuál es el punto de partida y la meta así como las necesidades de las personas que conforman la organización y seleccionar la tecnología y el socio tecnológico adecuado.

Para ayudar a comprender mejor todos estos cambios, Aruba ha realizado un estudio global de 7.000 empleados en quince países, en el que explora el grado de implantación actual y la actitud respecto al trabajo digital, sus beneficios y cómo afecta el comportamiento de los nuevos trabajadores, los smart workers. Y éstas son las cuatro conclusiones principales:

1-. El puesto de trabajo va más allá de las herramientas digitales, debe integrar todo el ecosistema, desde poder controlar la temperatura de la oficina hasta la posibilidad de reservar una sala de reuniones de forma eficiente. Y el 71 por ciento de los encuestados manifestó que el lugar de trabajo del futuro debe estar completamente automatizado.

El 64 por ciento de los empleados consultados ve como peligro de extinción para su organización el hecho de no actualizarse en este sentido o, como mínimo, que limitará sus resultados y competitividad.

2-. Habrá una brecha entre empleados con puestos de trabajo digitales y los que no cada vez mayor. A medida que unos entornos laborales se modernicen e incorporen todas las capacidades que las TIC ofrecen generarán un mayor número de revolucionarios digitales o smart digital workers.

Aquellas organizaciones que no lo hagan perderán eficiencia, competitividad y motivación de sus trabajadores, que se convertirán en rezagados digitales. Las compañías, además, sufrirán una descapitalización de talento, dado que esos empleados buscarán otro lugar de trabajo que los atraiga atrás.

El 75 por ciento de los revolucionarios digitales manifestó que su empresa les permite usar su propia tecnología personal en trabajo, y la virtualización y el hecho de tener los procesos en la nube son la clave para hacerlo sin perder la seguridad de la información, a la vez que concede a los empleados la flexibilidad necesaria para poder trabajar desde cualquier dispositivo. El 73 por ciento de este grupo de revolucionarios, que pertenece a organizaciones que han invertido en tecnologías digitales en los últimos doce meses, afirmaron que han aumentado su productividad.

El smart digital workplace, además, proporciona una mejor experiencia de empleado en el trabajo. El estudio recoge que esta satisfacción y bienestar es importante para el 80 por ciento del conjunto de todos los trabajadores: la conciliación entre la vida personal y laboral o el desarrollo profesional tienen cada vez mayor peso. Una de las conclusiones del estudio revela que la tecnología bien diseñada e implementada ayuda a las personas a hacer mejor su trabajo y, aunque algunos sean escépticos, también las ayuda a ser más felices y estar más satisfechas.

3- La seguridad, responsabilidad de todos.

“Un gran poder conlleva una gran responsabilidad” fue el valioso consejo del Tío Ben (inspirado en un discurso de Franklin D. Roosevelt) a Peter Parker (Spiderman), y podemos aplicarlo en el ámbito de la seguridad empresarial. A medida que la conectividad y la flexibilidad crecen, cada vez es más importante generar una cultura de la responsabilidad respecto a la seguridad. Tal como se indica en el estudio: “una organización más conectada, que se ejecuta en plataformas y aplicaciones digitales, también está más abierta a las infracciones de seguridad.

Según datos del estudio, el 70 por ciento de empleados admitió correr algún tipo de riesgo (compartir su contraseña, copiar archivos de trabajo en dispositivos personales, conectarse a una red desconocida…).

Dado el coste que conlleva cualquier problema de seguridad resulta vital contar con herramientas para su gestión y tener un socio tecnológico que proporcione agilidad y sencillez en la implantación, control y evolución de este aspecto esencial.

4- La automatización como clave para una mejor experiencia de empleado.

Según el informe de Aruba, el 93 por ciento de los encuestados, tanto revolucionarios digitales como rezagados, coinciden en que la transformación digital del entorno de trabajo mejorará notablemente gracias a la automatización de procesos y gracias a la programación en el aprendizaje de las máquinas, que allanará el camino para que la productividad en los entornos de trabajo digitales crezca y permitirá a las personas enfocarse en desempeños más estratégicos.

Pensemos por ejemplo en la automatización del modelo de soporte a los usuarios, donde la tendencia es combinar herramientas que previenen las incidencias antes de que ocurran con una suite en la que se incluye desde bots a contenidos interactivos que proporcionan a los usuarios la capacidad de gestionar sus propios puestos de trabajo, así como minimizar el tiempo de indisponibilidad y, por tanto, la pérdida de productividad.

En resumen, la actualización o modernización del lugar de trabajo, por las implicaciones que tiene sobre la productividad, el desarrollo profesional y su potencial para fidelizar, desarrollar y atraer talento no es una elección, sino una necesidad acuciante que ayudará a que las empresas avancen. No olvidemos que el corazón de las empresas son las personas y la importancia de las herramientas que tienen a su alcance.

Imagen: Getty Images

Sobre el autor

Danella Porras Esmeral

Danella Porras Esmeral

Ingeniera de organización industrial y MBA en Administración y gestión de empresas de UPM. En la actualidad trabajo en Telefónica en Oferta y comercialización para grandes clientes, desde donde impulso los entornos de trabajo de nueva generación. Creo que la experiencia de usuario es la clave en la transformación digital exitosa de las empresas.
Ver todos sus artículos »