Síguenos:
Innovación
24 de Junio de 2016

Vientos de innovación en el surf

Vientos de innovación en el surf

Vientos de innovación en el surf

Escrito por , 24/06/2016

Seguro que casi todos hemos oído el símil de la transformación digital como un tsunami o el del triunfador en la cresta de la ola… En este momento, se dice, debemos estar listos para surfear. Este deporte es estrategia, táctica, agilidad, decisión, valentía… y ahora también soplan vientos de innovación en el surf.

¿Os imagináis disfrutar de la sensación de libertad que el surf proporciona con corbata o vestidos de esmoquin? ¿Y la idea de compatibilizar la práctica solitaria de este deporte con una tabla conectada que funcione como una enorme pantalla LED? ¿Y si os digo que existe la ola artificial perfecta? A priori puede parecer que nada de esto tenga mucho sentido pero todo ello ya es posible y si lo es, es porque tiene su público. Añadiré que el pasado mes de mayo se celebró en Madrid el “I Surf film festival”. Sí, en Madrid, aunque se nos venga a la cabeza la canción de The Refrescos… Otro ejemplo, el Movistar Surfcity festival en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona el año pasado en torno al concepto surf versus ciudad. Y uno más, y es mi favorito: “Una surfista sin un brazo ha ganado a la seis veces campeona del mundo”, brazo que le arrebató a los trece años un tiburón de cuatro metros.

Seguro que Duke Kahanamoku, conocido como el “padre del surf moderno” no daría crédito al párrafo anterior. Pero vayamos por partes, ¿quién querría surfear como el mismísimo 007 en Casino Royale? Estamos familiarizados con el Spain is different pero yo creo que donde son diferentes de verdad es en Japón. ¿Dónde si no iba a estar el target de esta peculiar etiqueta? Al parecer en el país del sol naciente hay auténticos adictos a las olas, obsesionados a la vez con el trabajo, que no encuentran el momento de coger su tabla de surf. Con intención de restar estrés a su frenético ritmo de vida, Quiksilver, en colaboración con M3, ha pensado en un traje para poder surfear sin perder el menor tiempo: directos de la oficina al agua. Se llaman True Wetsuits y son trajes de neopreno con chaqueta, camisa y corbata o versión esmoquin, de un innovador tejido de sólo dos milímetros de grosor, en negro o azul. Aunque cuestan unos 2.300 euros, al parecer hay lista de espera.

“Se emplea mucho tiempo en ponerse y quitarse el neopreno, así que hemos propuesto un traje que sea funcional tanto para hacer surf como para los negocios“, explica Shin Kimitsuka, uno de los responsables del proyecto.

¡Ah! Y si algún compañero, partner o cliente llama en ese momento, la colección incluye “como complemento” un bolígrafo que al pulsarlo envía un correo electrónico avisando de que el surfista está en la cresta de otra ola en ese instante.

Pero puede que la casuística sea distinta: alguien que prefiere sentirse acompañado en su aventura y no renuncia a la conexión. En él ha pensado Samsung con el “Galaxy surfboard”, aunque de momento es sólo un prototipo en Brasil. No os perdáis el vídeo de esta tabla tecnológica que informa al profesional de las condiciones atmosféricas y le muestra  indicaciones de su coach o mensajes de motivación y ánimo.

Y llegamos a un tercer supuesto: ir a Pipeline (Hawai), Mavericks (California) o  Superbank (Australia) es un planazo. También, barriendo para casa, en Cádiz, Vizcaya o nuestra vecina Portugal hay paraísos fantásticos para practicar este deporte. Pero hay quien ha decidido hacerlo a 170 kilómetros de la costa.

Alguno habrá fruncido el ceño pero si os digo que es Kelly Slater, once veces campeón del mundo, que lleva además diez años trabajando en conseguir la ola artificial perfecta, os sorprenderá más. No ha desvelado la tecnología con la que lo ha conseguido, salvo que la piscina funciona con energía solar. Por su compromiso con el desarrollo sostenible y su respeto al medioambiente no podía ser de otra forma, claro. ¿Beneficios de esta alternativa? Las condiciones meteorológicas ya no serán obstáculo, se podría generalizar el acceso a este deporte e incluso podría consolidar sus opciones de convertirse en olímpico tras la tentativa anunciada para Japón 2020.

Pero si vosotros, como mucho, estáis pensando en disfrutar de un buen rato en pareja y, si es posible, disimular vuestro nivel, está la tabla con motor Red & Boosted de Jetson. Aunque si entramos en el mundo del motor, quizá el referente sea Jet-Surf, una tabla de alta tecnología, diseñada y fabricada por ingenieros de la Fórmula 1.

En realidad todo empezó con una plancha de madera pero en este momento es un codiciado objeto de diseño. Desde las dos exclusivísimas tablas de Mercedes Benz para Garret Mc Namara, hecha de corcho una y de material de aviación la otra, a las de Alexander Wang, que aúnan moda y deporte. Arte tampoco falta y la empresa guipuzcoana Pukas Surf, reconocida por la fabricación artesanal de tablas de alto rendimiento, e Inés Susaeta, diseñadora de joyas salvajes y únicas, se han unido en un proyecto creativo.

El lujo, como nicho de mercado, también existe en el surf. Algunos ejemplos son la tabla Aureus, de la empresa británica Lux Surfboards, revestida con láminas de pan de oro o El Dragón, del fabricante de Nueva Zelanda Roy Stwart, con una incrustación en forma de este animal mitológico de 23 quilates de oro con ojos aguamarina, que alcanza un precio récord de 1,3 millones de dólares, así como 56 km/h a través de las olas gracias a su aleta de túnel tubular.

Para terminar, un dato: sólo en España hay más de medio millón de personas que practican surf y para muchas de ellas es un estilo de vida. En el surf no hay líneas rectas, así que disfrutemos –por qué no- de todos los vericuetos por los que nos lleven el viento, las olas y la imaginación.

Imagen: Margie Savage

Sobre el autor

Mercedes Núñez

Mercedes Núñez

Licenciada en Periodismo y Máster por la Universidad Complutense de Madrid. Responsable del blog A un clic de las TIC, en el que escribo habitualmente; colaboro también en Con tu negocio y Think Big. Mi especialización en periodismo tecnológico empezó en ABC Informática - el primer semanario español TIC. Llevo quince años en Telefónica haciendo comunicación corporativa (relación con los medios, web, revista PULSO -impresa, digital y para tablet-, redes sociales...). Con anterioridad trabajé en distintos medios de comunicación (prensa, radio y televisión). Mi mayor afición es la equitación
Ver todos sus artículos »